El Consistorio irunés busca medidas para «paliar la eliminación de la paga extra»

Bildu y Ezker Batua critican al equipo de Gobierno y proponen la insumisión

SELENE LANCHASIRUN.

Los servicios jurídicos del Ayuntamiento están «explorando nuevas fórmulas» para paliar el efecto de las medidas tomadas por el Gobierno, y que afectan a los trabajadores de la administración pública. A las últimas informaciones sobre la congelación de sueldos para el año 2013, por tercer año consecutivo, hay que sumarle la eliminación de la paga extra de Navidad y la bajada de un 5% en el sueldo del año pasado.

Ante esta nueva tesitura, y ante la noticia de que la Diputación va a abonar la paga extra a sus empleados, el Ayuntamiento ha solicitado al ente foral «que comparta y aclare la fórmula jurídica y legal que va a utilizar para poder pagarla», ya que entiende «que la ha encontrado». El alcalde, José Antonio Santano ha declarado que «entiendo que a día de hoy nosotros no tenemos esas soluciones, pero la Diputación sí las tiene». También ha recalcado que espera que este anuncio «no tenga nada que ver con las próximas elecciones del día 21 de octubre; y que se repita el caso de Elkarkidetza».

Por otro lado, se está barajando la posibilidad de que los funcionarios puedan solicitar, de manera individual, el pago adelantado de las pagas extras de julio y diciembre de 2013, a partir de los primeros días del año. El alcalde ha explicado que «es una opción que cabe dentro de la realidad y que puede paliar el efecto negativo que pueden tener estas medidas sobre las familias y sobre el consumo».

Propuestas de EB y Bildu

Por su parte, Manuel Millán, portavoz de Ezker Batua en el Ayuntamiento de Irun, ha manifestado que la supresión de la paga extra de Navidad que pretende imponer el Gobierno de Rajoy responde a «una estrategia de saqueo a los trabajadores, no para mejorar la sanidad, la educación u otros servicios, sino para poder disponer de más dinero para entregar al sector financiero». Ha denunciado que ésta es una transferencia «del bolsillo de los trabajadores al de los banqueros, a sabiendas de que reduce el consumo y perjudica al comercio y la economía del país».

También ha señalado que el equipo de Gobierno, siendo contrario a esta medida y más allá de la pose electoral, «no tendría que esperar que la Diputación supuestamente le asesore, porque sabe que hay formulas distintas de eludir el decreto». Y ha destacado que cabe la insumisión, a la que considera que el Ayuntamiento debería sumarse.

Millán ha denunciado que el PSE quiere marcar distancia electoralista con el PP, pero que «comparte la política de saqueo a los bolsillos de los trabajadores públicos».

Por su parte, Bildu ha criticado la petición que el Ayuntamiento ha realizado a la Diputación; y ha afirmado que la receta para realizar el abono de la paga «tiene muchos componentes y, entre ellos, resulta imprescindible el de la voluntad».