Bengoa dice que no ha fallado la seguridad

A.LSAN SEBASTIÁN.

El consejero de Sanidad del Gobierno Vasco, Rafael Bengoa, aseguró ayer que no habían fallado los sistemas de seguridad del Hospital Universitario de Donostia y opinó que el robo de la niña recién nacida podría haberse producido «en la calle, en un bar, o en dónde sea». Bengoa efectuó estas aclaraciones sobre el suceso a preguntas de los periodistas, en una comparecencia de prensa posterior a la reunión del Consejo de Gobierno.

El consejero descartó que se vaya a abrir una investigación para determinar si han fallado los protocolos de seguridad del hospital al defender que «el proceso de seguridad interna y externa ha funcionado». «Ha sido la suma de circunstancias de una persona enferma, que hace un gesto enfermo y aprovecha que dos padres están durmiendo para robar ese bebé, de la misma forma que lo podría robar en la calle, en un bar o en donde sea. Por lo tanto, no hay fallo», indicó el consejero.

Rafael Bengoa señaló asimismo que la presunta ladrona llevaba «unos días dando vueltas» por el hospital y días antes ya se le había pedido desde el centro que lo abandonase y no regresase al mismo. «La suma del circuito interno (seguridad del hospital) más el externo (Er-tzaintza) ha funcionado y el caso es tan excepcional que no hace falta abrir una investigación», insistió.

La asociación Defensor del Paciente, por su parte, solicitó a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco que incoe unas diligencias para investigar de oficio» el caso con el fin de «determinar quién o quiénes pueden ser responsables de la presunta falta de seguridad que posibilitó el rapto».