La iniciativa 'Compartir coche' alcanzó 216 usuarios en el primer semestre del año

Irun es uno de los 78 municipios adheridos a este proyecto, que se inició en 2008

M. A. I.IRUN.

El departamento de Movilidad del Ayuntamiento de Irun ha dado a conocer nuevos datos de actividad del proyecto 'Compartir coche' en Irun, impulsado por el consistorio para fomentar un uso más racional y responsable del vehículo privado en la ciudad. Esta iniciativa permite poner en contacto a distintas personas que van a realizar traslados al trabajo, a la universidad o un viaje similar, de forma que puedan compartir trayecto y vehículo. De esta forma, al cierre del primer semestre de 2012, un total de 216 usuarios se han contabilizado ya dentro este programa, que en estos seis meses sumó 23 nuevos inscritos. Esta cifra representa el número de personas que han accedido a este servicio desde el espacio habilitado en la página web municipal www.irun.org.

De todos los usuarios que han participado en esta iniciativa, el 59,1% no dispone de vehículo propio, mientras que el 40,9% restante sí lo tiene. Cristina Laborda, delegada de Movilidad, valoraba positivamente este «aumento de personas que decide utilizar este sistema para realizar algunos de sus viajes. Mes a mes, estamos incorporando más usuarios, y en consecuencia, más viajes compartidos que crean una alternativa más sostenible a sus desplazamientos».

198 trayectos

En lo relativo a estos trayectos, en el primer semestre de 2012 se han llevado a cabo seis viajes mediante este sistema de compartir coche que cuenta así con un acumulado de 198 trayectos desde que la iniciativa arrancara en 2008 en la ciudad. Irun es además uno de los 78 municipios que participa en este proyecto. Los viajes más destacados fueron desde Irun hasta Madrid, Barcelona o Miranda de Ebro, mientras que con nuestra ciudad como destino llegaron coches compartidos desde Pamplona, León o Madrid.

Recién celebrada la Semana Europea de la Movilidad, Cristina Laborda recordaba que compartir coches «es otra opción que suma en la idea crear una ciudad más amable al poder reducir los tráficos y también los costes, además de permitir un uso más responsable del vehículo privado».