Las fiestas de Andra Mari siguen con la aceptación de los vecinos

I. LAZKANOMENDARO.
Los deportistas locales ofrecieron una exhibición. ::
                             LAZKANO/
Los deportistas locales ofrecieron una exhibición. :: LAZKANO

El barrio mendarotarra de Azpilgoeta se vistió de gala para celebrar por todo lo alto las fiestas de Andra Mari. Tras una jornada inaugural en la que costó arrancar, en el día de ayer la gente entró en calor, ya que para las 8 de la mañana ya sonaban los primeros cohetes.

A las 11.30 se realizó el primer pasacalle y tras la misa mayor de las 12 del mediodía, llegó la hora del deporte rural. Los deportistas locales ofrecieron una variada e interesante actuación que cumplió plenamente con el objetivo de entretener al público asistente.

A las 14.30 horas tuvo lugar un almuerzo popular en la sociedad gastronómica Aizpe, a la que asistieron alrededor de 50 personas.

Ya para acabar, a las 6 de la tarde se celebró el último pasacalle que sirvió para acabar de forma animada las fiestas de este año.