ERC devuelve al Congreso la batalla por el IVA cultural

El grupo catalán presenta una proposición no de ley contra el aumento del gravamen del 8 al 21%

MIGUEL LORENCIMADRID.

El Congreso recibió el lunes la primera proposición no de ley que trata de frenar el brutal incremento del Impuesto del Valor Añadido (IVA) para los productos culturales, que, según la reforma impuesta por el Gobierno, pasará del ocho al veintiuno por ciento a partir de uno de septiembre. La propuesta de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) reclama la paralización de un aumento en la imposición indirecta que para muchas empresas del sector sería la puntilla. Sostiene ERC, en sintonía con los empresarios de la exhibición cinematográfica, las artes escénicas y la música, que ese incremento de trece puntos sería «difícilmente comprensible y asumible».

El aumento ha generado, según ERC, «una extraordinaria alarma» en las empresas de artes escénicas, música en vivo y cine. Unas compañías asociadas en la Unión de Asociaciones Empresariales de la Industria Cultural Española que advirtió la semana pasada que el incremento de trece puntos de IVA supondría la destrucción de más de 4.200 empleos directos y el cierre de una de cada cinco empresas del sector.

Según el texto de la propuesta de los republicanos catalanes, el aumento del IVA «afectará gravemente» a un sector cultural que, según las cifras manejadas por la formación independentista y los empresarios del sector, aporta el 3,2 por ciento al Producto Interior Bruto (PIB) y emplea a cerca de 500.000 personas.

Calculan los empresarios que el incremento acarrearía la pérdida inmediata de 43 millones de espectadores y que el cierre de un 20% de las empresas supondría una caída de ingresos de un 25% que cifran en 533 millones y que califican de «catastrófica».

El aumento del IVA acarrearía «consecuencias nefastas para la producción y creación culturales, pero también potencialmente nefastas para la pluralidad cultural y el acceso a la cultura por parte de la ciudadanía», según plantea la proposición no de ley.

El más alto de Europa

Como los empresarios del sector, ERC destaca que el aumento convertiría a España en el país con el IVA cultural más elevado de Europa, un mosaico impositivo que va del cero de Noruega, al 4,5 por ciento de Francia o el 13 por ciento de Portugal, donde el aumento ha sido «letal» para la cultura. Recuerdan como en Holanda, que incrementó recientemente el IVA cultural, los resultados fueron desastrosos. «Tanto, que el Gobierno holandés revocó su decisión» mientras que «Portugal vive un vertiginoso descenso del consumo cultural».

Los empresarios exigen al Gobierno una rectificación que impida la subida de trece puntos de IVA a un «sector estratégico». Aseguran que supondría su ineludible condena a muerte, «el empujón definitivo para que se precipite al vacío». Esperan que los ministros de Hacienda y Cultura, Cristóbal Montoro y José Ignacio Wert, les reciban pronto y muevan ficha, de modo que albergan la esperanza de «una modificación que sería buena para todos».

En primer lugar para las maltrechas arcas públicas, ya que, según los estudios que manejan los empresarios, el incremento de 13 puntos de IVA (un 162% de carga impositiva) no aumentaría la recaudación global y tendría un efecto negativo. «La recaudación adicional obtenida con la subida del IVA se compensará en parte con el descenso en las contribuciones a la Seguridad Social, una menor recaudación del impuesto de sociedades y en el IRPF y un mayor gasto en prestaciones por desempleo», sostienen.

Esta es la segunda iniciativa parlamentaria de ERC sobre la nueva regulación del IVA, ya que la semana pasada la formación registró otra proposición no de ley para su debate en la Comisión de Hacienda del Congreso reclamando la aprobación de un IVA del 33% para los artículos de lujo.

Los independentistas catalanes consideran «necesario» un IVA específico para los artículos de lujo, diferenciado del tipo general que, a partir del 1 de septiembre pasará del 18 al 21%. Para ERC resulta «injusto» que comprar maquinaria agrícola tribute el mismo IVA que un coche de lujo o que «quien compra una vivienda pague el mismo IVA que quien compra una mansión de lujo».