Las catacumbas de Urkulu

El embalse suministra 7 mil millones de litros al año a cien mil habitantes. Concejales y técnicos del Alto Deba visitaron ayer las instalaciones de Urkulu y Epele, de la mano del Consorcio de Aguas de Gipuzkoa

NAGORE GOÑIALTO DEBA.
Laberinto. Concejales y técnicos del Alto Deba descubrieron ayer las instalaciones ocultas del embalse atxabaltarra. ::                             GOÑI/
Laberinto. Concejales y técnicos del Alto Deba descubrieron ayer las instalaciones ocultas del embalse atxabaltarra. :: GOÑI

El embalse de Urkulu goza de buena salud. Así lo afirmaba ayer el Director de Consorcio de Aguas de Gipuzkoa, Iñigo Elosegui, en la quinta visita guiada que el Consorcio viene organizando a sus diversas instalaciones a lo largo y ancho de la provincia guipuzcoana. «El nivel de abastecimiento de Urkulu se encuentra a más del 90 por ciento de su capacidad, lo cúal nos da una cierta garantía y tranquilidad de cara al invierno», señalaba ayer Elosegui.

La visita, a la que acudieron concejales y técnicos de los municipios del Alto Deba, tenía por objetivo «dar a conocer la infraestructura del agua y su funcionamiento, así como los servicios y herramientas que tiene a disposición de la ciudadanía el Consorcio de Aguas de Gipuzkoa». Los invitados al embalse atxabaltarra tuvieron la oportunidad de conocer la presa de Urkulu, y posteriormente la estación de tratamiento de Aguas Potables (E.T.A.P), en la que se potabiliza el agua procedente del embalse ubicada en el mismo lugar, y la Estación Depuradora de Aguas Residuales (E.D.A.R) situada en Epele.

230 litros por habitante

Los diez millones de metros cúbicos de agua apresada en el embalse atxabaltarra, abastecen a los cerca de 65.000 habitantes de las siete localidades de Debagoiena, desde Eskoriatza hasta Bergara, y desde hace tres años a 30.000 habitantes más de Soraluze y Eibar, tras las obras de conexión de los embalses del Alto y Bajo Deba, con el fin de garantizar el abastecimiento de agua y prevenir posibles situaciones de escasez. De estos diez millones de metros cúbicos «5 millones 400 mil se suministran al año en la comarca del Alto Deba y un millón cien mil metros cúbicos más a los municipios de Eibar y Soraluze -equivalen a aproximadamente siete mil millones de litros-», aseguraba ayer Joxe Saizar, director de explotación del Consorcio de Aguas.

En cuanto al consumo por municipios, Eskoriatza es el que más agua consume, con 360 litros por habitante y día, seguido de Arrasate, Oñati, Bergara y Aretxabaleta con una media de 250 litros por habitante, y Antzuola con 160 litros por habitante. Datos que dejan una media de 230 litros por habitante y día en la comarca.

Dicha cantidad, según Elosegui, ha bajado notablemente desde que se creó el Consorcio en 1994. «En el primer año se consumieron 350 litros por habitante y entre todos hemos conseguido que esta cantidad baje, porque se han mejorado las redes, la gente está más concienciada y porque desgraciadamente la industria está consumiendo muy poco».

Y parece, según Saizar, que debido a la nueva cultura del agua la tendencia de consumo en el futuro será a la baja.