La Cámara vasca blinda la atención a transexuales

Tendrán un documento provisional de identidad hasta el cambio en el registro y se eliminarán sus datos anteriores

R. C.SAN SEBASTIÁN.

El Parlamento Vasco dio ayer un paso más en el reconocimiento de los derechos de los transexuales al aprobar una ley que garantiza a este colectivo una atención integrada y adecuada a sus necesidades médicas, psicológicas y jurídicas, en igualdad de condiciones con el resto de la sociedad. Con esta medida, Euskadi se ha convertido en la segunda comunidad autónoma, después de Navarra, que cuenta con una normativa de estas características, dirigida a evitar la discriminación de este colectivo.

La principal novedad es que la Administración vasca dotará a los transexuales de documentación identificativa adecuada mientras dure su proceso de reasignación de sexo. En todo caso, solo podrán utilizar estos documentos en el País Vasco, ya que en principio no tendrán validez legal en otros territorios.

Una vez que se haya producido la reasignación de sexo y la persona transexual cuente con su DNI definitivo, la nueva ley determina que se eliminen de los archivos de las administraciones vascas todos los datos identificativos relativos a su situación anterior, salvo los que figuran en el historial médico de Osakidetza.

El debate fue seguido desde la tribuna de invitados de la Cámara por miembros de grupos que trabajan en defensa de este colectivo, que desplegaron varios carteles con el lema «Homofobia asesina». Tras la aprobación de la ley, mostraron su satisfacción con aplausos.

La mayor parte del texto salió adelante con el respaldo de todos los partidos, aunque el PP votó en contra de varios artículos que había enmendado. La ley contiene también medidas como la creación de una guía clínica para la atención de transexuales con el objetivo de articular «el suficiente consenso profesional en los campos de la psicología, la medicina, la cirugía y la sexología», y la puesta en marcha de una unidad de referencia en materia de transexualidad en algún centro sanitario de Osakidetza integrada por médicos, enfermeros, psicólogos y sexólogos.

Además, se prevé la creación de un servicio de orientación y asesoramiento a transexuales y familiares, y reconoce una serie de derechos y medidas para combatir su discriminación en la escuela y el trabajo. También se reconoce por ley el acceso gratuito de estas personas a los tratamientos hormonales y las intervenciones quirúrgicas necesarias dentro de la oferta de Osakidetza.