El músico y poeta Petisme reúne en un libro las letras de su discografía

El intérprete aragonés presentará esta tarde en el Fnac de Donostia su nueva obra, 'Del corazón a los labios'

ARTURO GARCÍABILBAO.

Enrique Villarreal 'El Drogas', ex de Barricada, dice de él que es una suerte de «Tom Waits en aragonés». El poeta, cantante y compositor Ángel Petisme (Calatayud, 1981) no cree tener su personalidad dividida entre la música y la poesía sino que son caras de la misma moneda: «mi forma de expresarme». Ahora se ha decidido a despojar de música los textos de sus canciones y publicarlos en 'Del corazón a los labios' (Hiperión).

El volumen reúne todas las letras de su discografía, un total de 143 canciones repartidas en 11 discos, publicados desde 1990, más rarezas, textos inéditos y fotos. «Estos textos nacieron con música y para música, antes o después de componer una canción. Lo que me ha sorprendido al revisarlos, es que son tan literarios que tenían peso y se defendían por sí solos, como pequeños relatos, relatos breves o directamente poemas, como el lector prefiera verlos», afirma el intérprete, que hoy presentará el libro en el Fnac donostiarra (19:00 horas).

La publicación incluye también textos de músicos amigos y cómplices del artista aragonés, como Ruper Ordorika, el citado Villarreal, Luis Eduardo Aute, Santiago Auserón (Radio Futura), Labordeta y Quique González. Para Petisme, esas colaboraciones han nacido fruto de amistades, vivencias y complicidades forjadas a lo largo de los años. «El mundo es un pañuelo lleno de mocos y descubres que gente del rock más cañero está vinculada a la gente que venimos de la canción de autor o el pop, incluso. Y me gusta: ver la música como algo universal que no está dividida en compartimentos estancos como en el hiper, sino que se comparten inquietudes y formas de ver las cosas».

Lavar las palabras

En su permanente viaje de la literatura a la música, ha enlazado tres libros seguidos pero dice que no ha sido por haber perdido motivación para publicar discos. «La música está viva, no está en peligro de extinción. Es una manifestación natural del ser humano desde que nace. Todos necesitamos canciones. Lo que cuesta hoy es motivarse para grabar más que para tocar, por las escasas expectativas. Quién nos iba a decir que, a estas alturas, íbamos a echar de menos a mucha gente dentro de los sellos que te apoyaba y te animaba a seguir: les metieron dentro de los 'malos' de la película pero nos metían cizaña y estimulaban a seguir buscando».

En los tiempos que corren, donde los políticos también se han convertido en especialistas en el uso del lenguaje, Petisme desliza su crítica visión del asunto. «Los cantantes y poetas buscan la esencia de la palabra y comunicar con la intensidad. Estos políticos, todo lo contrario, tiran de 'verborragia' y de la perversión del lenguaje para darle la vuelta a las palabras, a ver si cuela. Y resulta que está colando, cuando las palabras lo que hay que hacer, día a día, es lavarlas constantemente, para que nadie se apropie de ellas».