Amezketa, Orreaga y el Marqués de Góngora

Antes de que las 11 seles pertenecieran a Amezketa eran propiedad del Monasterio de Orreaga. Uno de sus monjes acudía a cobrar las 'rentas' por los beneficios que obtenían sus usuarios. Así lo acredita una querella de 1505. «Querella por usar y ejercer la posesión de ciertos seles enfiteuticos, disuelta la enfiteusis en 1713, el monasterio (de Roncesvalles) los otorgo por escritura de venta de 1717 a los demandados aprobándose dicha venta por la nunciatura en 1719».

La propiedad pasó a ser del Ayuntamiento de Amezketa en 1902 cuando fue comprada al Marqués de Góngora. De hecho, las piedras que se conservan contienen una 'G' en una de sus paredes. La ermita de San Martín también fue adquirida ese mismo año. En escritura formalizada en Echarri (Navarra), el 20 de marzo de 1902 ante el notario don Juan de Goizueta, don Joaquín de Ezpeleta, Marqués de Góngora, cedió a la villa y a su iglesia, esta ermita de San Martín, así como su casita aneja, que, en virtud de otra escritura otorgada en Tolosa el 4 de marzo de 1911 ante el notario don Lorenzo de Salterain, se inscribió en el Registro de Propiedad.

La ermita es«un edificio, rural de planta rectangular, rematado por un campanil de hierro. Rebasado el pequeño atrio y penetrando en el interior por la puerta dovelada, nos encontramos con la antiquísima imagen del titular, posiblemente del siglo XIII, a quien imploraban los vecinos por sus campos y sus rebaños». Hace unos 70 años se derribó la antigua ermita que amenazaba ruina y se construyó la nueva, de mayor capacidad.

Fotos

Vídeos