La oposición denuncia al alcalde de Gaztelu por irregularidades urbanísticas

Udaberri Taldea exige la dimisión del regidor por vender un suelo urbanizado por un tercio de su valor. La agrupación reprueba al Gobierno municipal, presidido por Bildu, por «ocultar información» sobre un proyecto de viviendas bifamiliares

DVSAN SEBASTIÁN.
La parcela en construcción que ha sido objeto de denuncia en Gaztelu./
La parcela en construcción que ha sido objeto de denuncia en Gaztelu.

La oposición en el Ayuntamiento de Gaztelu, que está gobernado por Bildu, ha denunciado y reclama la dimisión de su alcalde por una operación urbanística que, según denuncian, se ha llevado a cabo de forma irregular y con la que el primer edil y un constructor que fue alcalde de la localidad saldrían beneficiados. La agrupación local Udaberri Taldea, que cuenta con la única edil de la oposición de la localidad de Tolosaldea, ha presentado un recurso contencioso-administrativo en el que denuncia la venta de una parcela urbanizada por un montante de 54.000 euros cuando, según los cálculos realizados por ellos «y consultados con arquitectos municipales y abogados urbanistas», debería estar tasada en un precio tres veces mayor. Advierte además de que los beneficiarios de la vivienda bifamiliar que ya se está construyendo son el alcalde actual, Mikel Belloso, y un constructor que también fue regidor del municipio, según se recoge en el comunicado hecho público ayer a los medios.

El inicio de la operación, según fuentes de la agrupación opositora consultadas por este periódico, se remontaría a más de 15 años, cuando el actual promotor ya impulsó un proyecto urbanístico en las tres parcelas que conforman el solar denominado Erbian Erreka. Pero fue en la pasada legislatura cuando el gobierno municipal anunció la operación objeto de denuncia. Entonces, se proyectó la edificación de tres viviendas bifamiliares tasadas en dicho suelo, en el que, según Udaberri Taldea, se invirtieron unos 450.000 euros en segregaciones, compras o proyectos y obras de urbanización. Hace un año, -siempre según Udaberri Taldea- se llevó a cabo el sorteo de la promoción, en la que solo se mostraron interesados dos demandantes, entre ellos el actual alcalde -elegido tras la victoria de Bildu en las municipales del 22 de mayo-. A ambos solicitantes se les adjudicaron sendas viviendas, aunque uno de ellos renunció un tiempo después.

Udaberri Taldea asegura que, ante la falta de demanda, en diciembre de 2011, el gobierno local cambió de planes, y por «procedimiento de urgencia y fuera de los presupuestos», decidió subastar a un precio de salida de 51.000 euros -un tercio de lo que a su entender costaría realmente el terreno- una de las tres parcelas para que se construyera solo una casa bifamiliar, con dos viviendas. Según la oposición, la parcela quedó, por 54.000 euros, en manos del único constructor que pujó, un exalcalde del municipio, inhabilitado -según recuerda la agrupación denunciante- tras una condena por «prevaricación sobre estos mismos terrenos y casas», que data de 2003.

Según Udaberri Taldea, en ese momento, el único propietario de uno de los dos pisos era el actual alcalde. Y el otro, una vez pasados dos meses sin encontrar comprador, ha quedado en manos del constructor, sostiene la oposición.

«El Ayuntamiento de Gaztelu se ha gastado unos 450.000 euros en una promoción, por la que solo ha recibido los 54.000 de venta de la parcela y además va a sufrir una grave pérdida de terreno municipal», denuncian desde la agrupación local que se presentó en las últimas elecciones como alternativa al actual gobierno de Bildu.

«Perder dinero»

A esta presunta irregularidad que denuncian en la operación urbanística, Udaberri Taldea reprocha al actual ejecutivo local la opacidad con la que, en su opinión, ha actuado. «Ni en las reuniones de la Mesa de Contratación ni en los plenos se ha informado de que se fuera a perder dinero en esta operación de venta», aseguran los integrantes del colectivo que representa a la oposición. Y además, en el expediente «apenas se recogen todos los gastos» que ha supuesto el proyecto desde su inicio hace cuatro años. «Tampoco se hace referencia a qué ocurre con las cargas de 117.000 euros existentes sobre la parcela que constan en el registro de la propiedad», añaden en su denuncia pública.

La falta de respuesta a las peticiones de información que, según asevera la oposición, han solicitado «por escrito» tanto al primer edil, como a la presidenta de la mesa de contratación como al secretario municipal «para aclarar las cosas», les ha llevado a presentar el recurso contencioso-administrativo, y a reclamar la depuración de responsabilidades políticas.

Udaberri Taldea pide «la inmediata paralización de las obras de esta construcción y, acto seguido, la dimisión de Mikel Belloso de su cargo de alcalde», así como de la presidenta y otro miembro de la mesa de contratación.