Kreuziger logra su primera victoria en una carrera de tres semanas y Beñat Intxausti se hunde

B.USAN SEBASTIÁN.

Roman Kreuziger ha conseguido a los 26 años su primera etapa en una de las tres grandes pruebas del calendario. El corredor checo, que dejó el Liquigas por una oferta económica del Astana que era irrechazable, y que podría volver a su anterior formación italiana, es uno de esos ciclistas al que todo el mundo le vaticina un gran futuro.

El año pasado fue sexto en el Giro de Italia, en 2010 quedó noveno en el Tour de Francia. En 2009 ganó la Vuelta a Romandía y fue segundo en la Clásica de San Sebastián. En la presente edición del Giro de Italia se hundió en la primera etapa del 'tapone dolomitico'

«Estoy contento por mi primer triunfo en una gran prueba por etapas, pero yo vine al Giro para hacer una buena general. Si hubiera estado bien clasificado en la general no me habrían dejado atacar. Con este triunfo he demostrado que lo que me sucedió en Cortina fue un mal día. Espero que llegue mi momento en una clasificación general».

Por su parte Ryder Hesjedal comentó que «he realizado una gran carrera. En el final de la etapa me he sentido con fuerza y he atacado. Estoy convencido de que (hoy) en el Stelvio me voy a poder defender al menos como lo he hecho aquí. ¿La contrarreloj? Primero hay que superar la última etapa de montaña».

Por su parte, Beñat Intxausti perdió 40:42. El corredor vizcaíno arrastraba un resfriado desde el viernes pasado, lo que le ha ido minando las fuerzas según ha ido pasando la carrera. A pesar de ese desfallecimiento, Movistar sigue líder por equipos.

Fotos

Vídeos