El Hernani se jugará el ascenso en Alcobendas

Se impuso por la mínima y el domingo visitará Madrid con la obligación de no perder

IÑIGO GOÑISAN SEBASTIÁN.
Landare. Los jugadores agradecen el apoyo del público al final del partido. ::                             LUSA/
Landare. Los jugadores agradecen el apoyo del público al final del partido. :: LUSA

Las espadas siguen por todo lo alto en la lucha por el ascenso a División de Honor entre el Hernani y el Alcobendas. El equipo guipuzcoano se impuso en Landare por la mínima al Alcobendas, 19-18, y tendrá que viajar a la localidad madrileña el próximo domingo con la obligación de no perder si quiere ascender. Y el Hernani lo puede conseguir ya que demostró que no sólo no es inferior sino que el resultado se puede catalogar de corto visto lo méritos de ambos equipos. Demostraron ser dos conjuntos parejos y en un paralelismo con el boxeo los locales ganaron a los puntos.

El rugby fue injusto con el Hernani sobre todo en la primera parte. Al descanso se marcharon a los vestuarios con un marcador en contra de 3-11 cuando hasta ese momento habían sido superiores y lo justo hubiera sido ese mismo resultado, pero a la inversa.

El Hernani dominaba el encuentro ante una fuerte delantera madrileña en defensa que placaba de maravilla las acometidas de los locales, pero ese dominio en la zona de veintidós visitante no se traducía en el marcador. Por el contrario, el Alcobendas castigó con creces cada error de los hernaniarras. El primer ensayo llegó nada más comenzar el encuentro. Con los jugadores todavía fríos el Alcobendas aprovechó para sumar sus cinco primeros puntos. Los guipuzcoanos atacaban y atacaban y así llegó el primer golpe de castigo que transformó Genua para recortar diferencias, 3-5. Dos errores en defensa de los hernaniarras los aprovechó Ati para sumar dos golpes que enviaban a los dos equipos al vestuario con el 3-11 en el marcador. El medio melé del Alcobendas demostró su categoría y fue un peligro constante.

Reacción local

La segunda parte estuvo más abierta y con el cansancio rival como aliado el Hernani no sólo recortó diferencias sino que cogió la delantera con ocho puntos de diferencia, 19-11. Genua pateó a palos de forma magistral en tres golpes y después Arkaitz Otaño marcaba el único ensayo local del partido transformado por Genua.

Alcobendas reaccionó rápido y casi de inmediato volvían a ensayar para poner el 19-18 definitivo. Los últimos quince minutos fueron un constante ataque del Hernani en el campo del Alcobendas, pero no pudieron aumentar una ventaja que sería muy buena para el partido de vuelta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos