Euskaltel aguanta, Euskadi se parte

El 80% de los patrocinadores de la formación no ve problemas en los actuales logotipos. Tras el operador de telefonía, las diputaciones de Bizkaia y Gipuzkoa son las que más aportan al equipo

BENITO URRABURUSAN SEBASTIÁN.
Equipo. Los corredores de Euskaltel-Euskadi durante, el reconocimiento de la contrarreloj final de la Vuelta al País Vasco en Oñati. ::                             LOBO ALTUNA/
Equipo. Los corredores de Euskaltel-Euskadi durante, el reconocimiento de la contrarreloj final de la Vuelta al País Vasco en Oñati. :: LOBO ALTUNA

A finales del mes de enero, Euskaltel-Euskadi llevó a cabo una presentación de sus poderes deportivos en Vitoria, de cara a la temporada 2012.

La misma tarde en el que el equipo hizo su puesta de largo, con menos boato que en años precedentes, hubo una reunión de todos los patrocinadores de la formación, es decir, de quienes han hecho posible desde hace años que el grupo naranja esté en la carretera, quienes financian el proyecto.

Estuvieron en esa cita representantes de las diputaciones de Bizkaia, Gipuzkoa y Alava, del Gobierno Vasco, de Orbea Euskaltel y de Skoda, además de representantes del propio equipo.

Y en esa reunión, en la que se dialogó de muchas temas concernientes a la formación, nadie habló de cambiar la grafía de Euskadi en la ropa, los autobuses y los coches.

Sí es cierto que el departamento de Turismo e Industria del Gobierno Vasco ya les había advertido, verbalmente, a los responsables de la Fundación Euskadi, que querían cambiar el nombre de Euskadi, ponerlo con el logotipo que ellos utilizan en sus promociones. Lo hizo el año pasado, de forma verbal.

Pero hasta el inicio de esta temporada, ese cambio no le había llegado a la formación por escrito, con la ropa para la temporada ya fabricada y con los corredores metidos de lleno en el calendario mundial en el que están inmersos.

Quienes han hecho posible que Euskaltel y Euskadi convivan de la mano en la carretera no habían tenido hasta ahora ningún problema. De hecho, según fuentes del equipo, se puede decir que un porcentaje muy alto de quienes ponen el dinero quieren seguir con el nombre de Euskadi que ahora figura en el maillot.

Hablamos de un porcentaje que se sitúa en torno al 80%. Nadie hasta el momento, salvo el departamento de Industria y Turismo del Gobierno Vasco, había planteado ninguna otra opción.

El dilema para quienes manejan las riendas del grupo tiene una solución muy mala que todas las partes conocen. Es fácil de entender: o poner contra las cuerdas a quienes ponen la mayor parte del dinero o quedarse sin el patrocinio de Turismo e Industria del Gobierno Vasco, al que también podría añadirse el departamento de Agricultura. Entre los dos, suman una aportación al equipo que se sitúa en torno a los 560.000 euros.

Hasta ahora, hasta el año pasado, desde que en 1997 entró Euskaltel a patrocinar el grupo para salvar el proyecto, nadie había cuestionado el nombre de Euskadi.

Conceptos diferentes

Todos los patrocinadores estaban de acuerdo con el espacio, los colores y las letras de Euskadi. ¿Qué ha cambiado? Pues el concepto de Euskadi que tienen unos y otros. Lo que más llama la atención es que la cantidad que proviene de los departamentos de Turismo e Industria y Agricultura del Gobierno Vasco es bastante inferior a otras aportaciones de diferentes instituciones y empresas, pero igual de importante.

Según los datos que maneja DV, el principal patrocinador es Euskaltel, con tres millones de euros por temporada, que hasta el momento no ha dicho nada al respecto de esa polémica. La Diputación de Bizkaia (PNV) ha aportado 1.400.000 euros en 2011 y la misma cantidad en 2012. La diputación de Gipuzkoa (Bildu), que rebajó un poco la cantidad aportada, siempre explicando su situación económica, aportó 785.000 euros en 2011 y la misma cantidad este año.

La Diputación de Álava (PP) puso 80.000 euros el año pasado y otros 80.000 euros en 2012. Orbea, sólo en dinero aporta 700.000 euros cada año, en metálico. Si se le añade el material, esa cantidad podría incluso duplicar la cifra citada.

Skoda pone doce coches y las consiguientes reparaciones durante toda la temporada.

El Gobierno Vasco, por medio de sus dos departamentos, los ya citados 560.000 euros cada año.

Si el equipo no cambia la serigrafía de la palabra Euskadi perdería esa última cantidad. ¿Alguien ha preguntado a Euskaltel qué es lo que piensa? ¿Y a las diputaciones? ¿Y a Orbea? ¿Por qué antes no había surgido este problema?

Los interesados los sabrán, pero el nombre de Euskadi y su serigrafía en los maillots y vehículos nunca se habían cuestionado. A todos los patrocinadores les parecía correcto, algo que en los últimos tiempos no sucede.

Perder o ganar dinero

En la actual tesitura, con un proyecto que tal y como está concebido tiene fecha de caducidad, el nombre de Euskadi, en vez de unir, podría complicar todavía más al grupo, al menos el futuro inmediato.

Hacer ropa nueva le supone a la formación 125.000 euros, a los que se añadirían otros 100.000 para rotular coches y autobuses. Todo sin contar con que alguno de los patrocinadores que más dinero pone se niegue al cambio y diga que a ellos no les interesa el 'nuevo' Euskadi.

Pero hay más, la firma que hace la ropa de Euskaltel, Moa, comercializa las prendas del equipo. Para ellos, un cambio de vestimenta se iría a los 225.000 euros de nueva inversión. Tendrían que tirar todo lo anterior. A Astore, que hace la ropa de paseo, el cambio le supondría entre 125.000 y 150.000 euros. Nadie les ha preguntado su opinión.

En esas condiciones se podría pensar que igual a la Fundación Euskadi, que es donde confluyen todos los patrocinadores, le saldría mejor prescindir de la ayuda de los dos departamentos del Gobierno Vasco, es decir perder en torno a los 450.00 euros, que se pueden unir a otros 475.000 de los recortes que el resto de patrocinadores se puede ver obligado a aplicar.

Es decir, el déficit para finalizar la temporada podría acercarse de forma peligrosa al millón de euros.

Una cantidad en torno a los 475.000 euros puede, más o menos, solucionarse. Por encima de esos números se entraría en un terreno muy pantanoso. Una situación compleja en la que el nombre de Euskadi se ha convertido en un pimpampum. Es evidente que todos los que han hecho, y hacen, posible su funcionamiento, quieren su Euskadi, que por lo visto no es el de todos.

Fotos

Vídeos