El Debabarrena-Gipuzkoa corre el riesgo de no poder terminar la temporada

DVEIBAR.

El Debabarrena-Gipuzkoa, equipo femenino que representa a la provincia pero con sede en Eibar y que es UCI está padeciendo las consecuencias de la crisis. Su director Juanjo Sebastián esta misma semana mandaba un correo electrónico en el que decía lo siguiente: «el equipo Debabarrena-Gipuzkoa femenino se ve obligado a atrasar su comienzo de temporada por falta de ingresos y el recorte sufrido por el Gobierno Vasco, tendrá que realizar un calendario más ajustado y corre el riesgo de no poder terminar la temporada».

Se ha encontrado con la temporada recién empezada con que el Gobierno Vasco no le ha abonado parte de las subvenciones del año pasado. En ente autónomo tiene previsto realizar un duro recorte en las partidas, lo que, a priori, impedirá que el club eibarrés pueda competir en el extranjero y, por lo tanto, se verá obligado a concentrarse sólo en las carreras que se disputen en casa. Eso reducirá su nivel de competitividad, que no podrá codearse con las mejores ciclistas del mundo. Juanjo Sebastián no quiere correr el riesgo de endeudar al club y anuncia que «llevaremos una economía austera. Mientras no garanticen la partida definitiva que nos corresponde tendremos que atarnos el cinturón y no podremos participar en las carreras en las que no nos pagan los gastos».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos