Ulma participa en el lifting de Versalles

La restauración del edificio clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco se realiza por fases. Las múltiples aplicaciones de su andamiaje no interfieren en las visitas al palacio

MARIAN GONZALEZOÑATI.
Corsé metálico. Ulma Construcción ha montado una cubierta temporal de 17 metros de altura y 22,50 metros de distancia entre apoyos./
Corsé metálico. Ulma Construcción ha montado una cubierta temporal de 17 metros de altura y 22,50 metros de distancia entre apoyos.

La restauración de las increíbles instalaciones del Palacio de Versalles, fastuosa residencia de los reyes franceses en los siglos XVII y XVIII, cuenta con aportación oñatiarra. El Grupo Ulma está llevando a cabo la rehabilitación de la cubierta sobre la Escalera de los Embajadores del fastuoso edificio, demostrando la versatilidad y la flexibilidad del andamio estrella de negocio de construcción: el andamio multidireccional Brio.

«Sus múltiples configuraciones y aplicaciones han permitido crear una cubierta temporal de 17 metros de altura y 22,5 metros de distancia entre apoyos para realizar todas las labores necesarias de rehabilitación. Como su montaje es sencillo, -explican fuentes de la cooperativa oñatiarra-, Brio ha proporcionado una solución rápida y rentable a todos los requerimientos de esta gran obra. Y además de tener la garantía de un producto certificado, ha ofrecido la máxima seguridad de los trabajadores durante todo el proceso».

Ambiciosa rehabilitación

La restauración de este edificio, residencia de la monarquía francesa y clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ha requerido de numerosos trabajos que se han realizado desde el propio andamio. «Al tratarse de un producto modular se ha aplicado en diversos usos como pasarelas, escaleras, montacargas, soporte de lonas publicitarias etc, sin interferir en ningún momento con las numerosas visitas que recibe el palacio» relatan.

Fue en el 2003 cuando se aprobó el plan de reestructuración de la famosa propiedad de Luis XIV. Un plan que estimaron duraría unos 20 años, debido a la complejidad de las reformas y la dificultad a la hora de sufragar los gastos.

Empresas privadas y particulares aportan lo que consideran oportuno para que entre todos Versalles pueda revivir de nuevo y su imagen luzca lustrosa ante los miles de visitantes al año que acuden a sus jardines.

Ya se encuentra en perfecto estado el Petit Trianon, escondite favorito de María Antonieta. También han sido reconstruidos la Puerta Real, derribada durante la Revolución Francesa en 1789, y la Galería de los Espejos entre otras instalaciones.

El Palacio de Versalles y sus jardines constituyen uno de los atractivos turísticos más importantes de Francia. Si la visita al majestuoso palacio que le llevara toda la vida construir al Rey Sol deja boquiabiertos a los tres millones de turistas que lo visitan cada año, los inmensos y cuidados jardines no son menos impresionantes.

Siete millones de personas llegan hasta Versalles sólo para verlos y mientras duran las obras los andamios de Ulma como soporte de lona publicitaria han mantenido la estética del entorno, permitiendo, además, resguardar los edificios de las afecciones del viento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos