diariovasco.com
Miércoles, 22 octubre 2014
lluvia
Hoy 9 / 19 || Mañana 9 / 19 |
más información sobre el tiempo
Estás en: > > >
«El que no innova en la empresa se quedará siempre atrás»

EIBAR

«El que no innova en la empresa se quedará siempre atrás»

Juan Luis Ibarlucea Ingeniero jubilado y miembro de Ikasten. Ofrece charlas a mayores y jóvenes sobre innovación y tiene preparado un libro sobre estos aspectos

10.03.12 - 02:33 -
En Tuenti
CerrarEnvía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

* campos obligatorios
Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

* campos obligatorios
El eibarrés, Juan Luis Ibarlucea, jubilado y miembro de la asociación Ikasten, es una de las personas que más sabe de innovación. Ofrece charlas a jóvenes y mayores, en diferentes puntos. Tiene preparado un libro, para su publicación, sobre estas materias y es una gran fuente de conocimiento. De ascendencia armera, estudió en la Escuela de Armería y ha desplegado su actividad laboral en varias empresas vascas, que le ha permitido adquirir notable talento sobre los procesos productivos en la industria.
-Es usted una persona, con muchas inquietudes y con un gran conocimiento de la industria vasca. ¿No?
-Bueno. Mi actividad laboral se inició muy joven en la empresa Beístegui Hermanos, fabricantes de bicicletas. Para mi fue una segunda escuela por la variedad de piezas que se fabricaban. Se fueron a Vitoria, pero al ser tan joven, decidí quedarme en la empresa Mendiguren y Zarraua diseñando máquinas especiales. Trabajaba y estudiaba a la noche. Marché a Terrasa para estudiar ingeniería y a la vuelta marché a trabajar en Ereña y Guisasola, que después se transformó en Guisasola, -hoy En gine Power- en donde permanecí 18-19 años, todos ellos en Eibar. Fue una época de crecimiento importante, en donde pude hacer nuevas innovaciones.
- ...
-Tras el cambio de régimen político fui de nuevo a Vitoria para trabajar en una empresa de 700 operarios, Herramientas Afesa. Ya, a partir de la década de los setenta, se produjo la unión de las tres fábricas más importantes de Euskadi, como La Palmera, de Irun, Irimo, en Urretxu y Afesa, de Vitoria. Estas tres firmas, en plena crisis, se unieron para liderar el sector de herramienta de mano. Entre las tres podían tener 3.000 operarios. Tras la unión pasaron a llamarse a Fabricantes Vascos de Herramientas (Favahe). Su desarrollo desembocó en la formación de Eurotools que pasó a integrarse en el primer grupo de fabricantes de Estados Unidos, de nombre Snap on Tools. Aquí fui director de ingeniería en el ámbito del I+D+i. Siempre tuve un trabajo muy creativo y que me llenó de satisfacción. Me dio mucha pena jubilarme, pero me considero un afortunado.
-¿Qué es para usted innovación?
-Este tema se acuñó en 1990.Ya, en la década de los 80, desde el Gobierno Vasco se empezó a hablar de I+D. Existía unas oficinas técnicas que buscaban mejoras más a largo plazo. En nuestras empresas se inició esta fase de I+D que ha supuesto un cambio notable en la gestión industrial de la empresa. Lo habitual era trabajar bajo el sistema en serie, más conocido como taylorismo. También, he conocido otros sistemas, como el japonés, el just in time, y también el de calidad total (TQM). Después dimos con un sistema que recibe el nombre de teoría de las limitaciones (TOC) que organiza las cosas en función de lo que nos constriñe. Lo fundamental de esa variante es analizar lo que te limita la producción.
-¿Y cuál es el mejor?
-Este último es el mejor, el TOC, que supuso operar en las fábricas con mucha menor inversión en dinero, menos material, reducción de tiempos de servicio al cliente y mejorar la calidad de todo tipo.
-Pero aquí se ha fusilado y copiado mucho el producto de otros para implantarlo en las fábricas...
-Sí. Eso que dices se ha hecho mucho aquí. No obstante, tenemos que ser capaces de crear nuevos productos. También, hay innovación en la distribución y en otros procesos, en el trabajo interno...
-Siempre se dice que para la innovación es muy importante la formación.
-Hace poco impartí una conferencia a unos jóvenes, en el que les dije que la innovación va a estar presente en toda su vida. Antes era un novedad. Ahora es una necesidad. El que no innova se queda atrás. Innovar en Eibar se ha hecho siempre. Yo les digo a los chavales que se exigen tres cosas fundamentales, para ello. Se requiere un entorno social y familiar. Siempre hemos estado alrededor de la industria. Ello lo llevamos en nuestra espiral genética. Otro aspecto importante es una formación y la tercera es el aprendizaje permanente en la empresa y fuera de ella. Nosotros, trabajábamos durante el día y estudiabamos por la noche.
-La innovación sale de la necesidad
-La innovación tiene que salir de la misma entraña de la empresa. En los años sesenta, todo producto se vendía. España era un país aislado y aquí todo se vendía porque la competencia era menor. Cuando se abrieron las fronteras, la innovación se hizo más que prioritaria.
-Para salir de la crisis va a ser necesario llevar a cabo un gran esfuerzo de innovación.
-En mi opinión se abusa mucho de esto. Los políticos repiten mucho esa frase. A mí me parece que eso es un brindis al sol. Es necesario tenerla antes y después. La innovación no te resuelve la situación en el corto plazo. Puede ayudar, sin duda, pero para salir de la crisis hay que atacar a los problemas de raíz, desde su inicial origen.
-¿Cuál es su opinión sobre las grandes sumas de dinero que se conceden solo a la innovación?
-Han existido recortes en la innovación. Se pueden ver incluso protestas de institutos de investigación por esa reducción de subvenciones. Pero, sin embargo, se pueden ver otros casos, como IK4 y Tekniker, que hacen investigación aplicada en la industria y que presentan una cuenta de resultados no basada solo en ayudas, sino que también ellos saben sacar las castañas del fuego. Sí, creo que es preciso ser más selectivo en la concesión de ayudas.
-¿Qué les dice a los jóvenes que van a sus conferencias?
-Les digo que lo inmediato y el éxito rápido es un error. Lo importante es trabajar en lo que le gusta a uno. Sobre los jóvenes recaen muchas luces amarillas que les tientan a hacer muc has cosas. Por ello, si quieren dedicarse a todo se pueden encontrar que no cuentan con la energía suficiente que es preciso conseguir. Las energías se deben concentrar en lo que merece la pena.
-Y cuando acceden al mundo laboral.
-En ese caso, les digo que vayan sin miedo. Y lo importante es ser curioso. También es bueno que eleven propuestas y que afronten responsabilidades, además de tomar riesgos. De los fallos se aprende. No son un fracaso sino un paso adelante más.
-Pero también todo depende del tipo de sociedad.
-Efectivamente, yo relaciono mucho la innovación con el tipo de sociedad. Pero la sociedad tiene que saber de todo lo que se está cociendo fuera. Esta tiene que saber de lo que se hace en la ciencia y en la investigación. Las familias tiene que saber sobre lo que se investiga. Esto genera un clima favorable también hacia la innovación. De la misma manera que nosotros vivíamos el ambiente del taller ahora se tiene que tener un ambiente favorable a la innovación.
-¿Y cómo lleva ahora la jubilación después de tener una vida tan activa en lo laboral?
-Me he dado cuenta que había olvidado cosas, pero he tratado de estar al día en procesos científicos que han sido un avance notable. He estudiado la física cuántica, por ejemplo, y si hay 20 autores que han trabajado esa materia, trato de adentrarme en los conceptos. A partir de aquí, he escrito mi propio libro, y me he dedicado a impartir conferencias. La última era 'nanociencia e innovación'.
En Tuenti
«El que no innova en la empresa se quedará siempre atrás»

Conocimiento. Juan Luis Ibarlucea es un experto en innovación y creación de productos. :: F. MORQUECHO

Videos de Gipuzkoa
más videos [+]
Gipuzkoa
Diario Vasco

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.