«Vecinos con el 'puerta a puerta' llevan la basura a otros municipios»

El PSE pide al PNV que «reaccione» y deje de respaldar a Bildu en la Diputación

JAVIER GUILLENEASAN SEBASTIÁN.

El PSE-EE de Gipuzkoa acusó ayer a la Diputación foral de llevar al territorio a un «colapso económico y social» con su estrategia de extender el sistema puerta a puerta y rechazar la construcción de una incineradora. El gobierno de Bildu, sostienen los socialistas, «está cronificando» el problema de las basuras y deja a las instituciones «empufadas por su incapacidad y porque gestiona desde la doctrina».

El diputado foral de Medio Ambiente, Juan Carlos Alduntzin, ofreció al pasado lunes datos de las mancomunidades que reflejan una «tendencia a la baja» en la generación de basuras y que avalan, en su opinión, la implantación del puerta a puerta. Ayer, el responsable de Medio Ambiente del PSE de Gipuzkoa, Denis Itxaso, rebatió esta idea para «arrojar luz y sentido común a una situación que se está gestionando de forma nefasta».

Itxaso utilizó el ejemplo de Hernani, municipio que en mayo de 2010 implantó el puerta a puerta. El dirigente socialista señaló que, antes de ponerse en marcha el nuevo modelo, en el ayuntamiento guipuzcoano se recogían todos los meses con el sistema de contenedores alrededor de 650.000 kilos de basura. Esta cantidad, afirmó, disminuyó considerablemente con el puerta a puerta. El mismo mes de su implantación se recogieron 489.609 kilos, cantidad que en agosto de 2011 se había reducido a 381.162.

Itxaso aseguró que, «junto a la desaparición de la basura, se ha incrementado la limpieza viaria» en Hernani. «Con el sistema de contenedores se recogía una media de entre 820 kilos en enero de 2010 y 2.400 en marzo de ese año. En cambio, con el puerta a puerta la limpieza viaria se dispara. Cuando se implanta, se recogen 13.840 kilos y un año después 32.960».

Estas cifras revelan, según el responsable socialista, que en Hernani «las calles están más sucias y la basura se tira a la papelera». Y el hecho de que haya residuos que no aparece en las estadísticas también refleja, añadió, que «un elevado número de vecinos de localidades donde está implantado el puerta a puerta muestran su rechazo llevando la basura a otros municipios o abandonándola en vertederos ilegales».

Acuerdo presupuestario

Denis Itxaso hizo un llamamiento al PNV para que «reaccione» y «vuelva al terreno del que nunca debió salir». A su juicio, los nacionalistas, que suscribieron con Bildu un acuerdo presupuestario que estableció una moratoria para decidir sobre la gestión de residuos, «permiten que Bildu gobierne la Diputación y la mayoría de los ayuntamientos de Gipuzkoa porque no quiso aceptar la mano tendida de los socialistas para crear gobiernos responsables para gestionar la basura».

Por su parte, el portavoz del PP en las Juntas Generales de Gipuzkoa, Juan Carlos Cano, criticó el «tono amenazante y chantajista de Alduntzin cuando dice que es un servicio público que Bizkaia se convierta en nuestro vertedero». Cano aseguró que el diputado foral habla de porcentajes de reciclaje en localidades que, «más que por el puerta a puerta, son conocidos por lo que viajan sus basuras a municipios vecinos sin este sistema». «Su actitud es más propia de un telepredicador que de un diputado foral», indicó.

Las críticas no parecen afectar a Bildu. El alcalde de Zarautz, uno de los 34 municipios guipuzcoanos donde la formación prevé implantar el puerta a puerta, señaló ayer que los vecinos de la localidad «ya han votado a favor de este sistema en las pasadas elecciones municipales, en las que obtuvo una amplia mayoría Bildu», que incluía el puerta a puerta en su programa. Juan Luis Illarramendi mostró de esta manera su rechazo a la propuesta del PNV para que la iniciativa se someta a consulta popular, que será debatida hoy en el pleno municipal.