«Urdangarin, que curre en Burger King»

Los temidos manifestantes «radicales» se quedaron en tres centenares dedicados a los cánticos y a la parodia. Curiosos y antimonárquicos se mezclaban ante la llegada del duque de Palma al juzgado

M. SÁIZ-PARDOPALMA.
El juez José Castro, asediado por los medios. ::
                             AFP/
El juez José Castro, asediado por los medios. :: AFP

Muchos cánticos, pancartas, alguna parodia, incluso aplausos al juez y a los fiscales del caso Urdangarin, aunque también todo tipo de insultos gruesos al duque y al resto de la Familia Real. Pero ningún incidente más allá del lanzamiento de un huevo contra la parte trasera del vehículo de Iñaki Urdangarin, que obviamente no provocó ningún tipo de daño.

Los temidos manifestantes «radicales», como les calificó la Policía para reclamar insistentemente que el yerno del rey no hiciera el paseíllo, se quedaron en no más de tres centenares de personas tan pacíficas como reivindicativas. Y eso, en los momentos de mayor afluencia de la jornada, porque según avanzaba el día solo un puñado de personas, entre ellos muchos curiosos y vecinos, hicieron guardia a las puertas de los juzgados de Vía Alemanya.

La protesta contra la corrupción y la monarquía, y en favor de la República, a las puerta de los Juzgados de Palma, fue convocada por la asociación independentista Maulets y se sumaron agrupaciones políticas como las juventudes de Esquerra y de Izquierda Unida, la Unidad Cívica por la República y la Asamblea de Estudiantes de la Universidad de Baleares.

El ambiente fue festivo entre los activistas. La senyeras esteladas se mezclaron con las banderas tricolores y con las pancartas que reclamaban otra respuesta contra la crisis al más puro estilo 15M.

Consignas de todo tipo

La panoplia de consignas fue tan larga como la jornada judicial: «Urdangarin, que curre en Burger King», «falta Cristina, no están todos», «lo llaman justicia y no lo es», «la policía protege a los ladrones», «borbones a los tiburones» o «queremos un pisito como el del principito». E igualmente extensa fue la variedad de las pancartas entre la que destacaba la enorme caricatura de Urdangarin con un maletín cargado de dinero y la leyenda «Nóos forramos».

Los momentos con algo más de tensión, sin duda, fueron las llegadas y salidas de la comitiva ducal, que por la mañana -antes de que alejaran algo más a los congregados- pasó a solo unos metros de la concentración. El importante dispositivo de seguridad, no obstante, hubiera hecho imposible cualquier tipo de «agresión» como apuntó Interior. Una barrera de escudos de los antidisturbios se alzaba cada vez que el coche del exdeportista se movía.

La expectación no se centró solo en los alrededores de los juzgados. El término 'Urdangarin' fue mencionado ayer en Twitter en más de 800 ocasiones cada hora y «Juzgados de Palma» fue «trending topic» (tema del momento) desde primeras horas de la mañana, coincidiendo con el inicio de la declaración del duque de Palma en los juzgados de la capital balear.

Así se desprende de un estudio realizado por la empresa de marketing 'online' Vipnet360, que constata la existencia de más de 60 páginas de Facebook en las que aparece el término 'Urdangarin' (con más de 29.000 seguidores), de las que «la práctica totalidad» son críticas hacia la figura de Iñaki Urdangarin.