El Parlamento exige que se den dos horas semanales de Educación Física

El PSE se opone a la propuesta conjunta planteada por PNV, PP, Aralar y EB al entender que supondría «restar de otras materias»

M. JOSÉ TOMÉVITORIA.
Profesores de Educación Física se concentraron ayer en el exterior del Parlamento Vasco./
Profesores de Educación Física se concentraron ayer en el exterior del Parlamento Vasco.

El Parlamento Vasco dio ayer un primer paso para ampliar el horario dedicado a la Educación Física de 1,5 a dos horas semanales como mínimo en toda la etapa de enseñanza obligatoria. El PNV, PP, Aralar y EB han hecho causa común para reclamar al Gobierno Vasco que «adopte las medidas necesarias» para incrementar, al menos en media hora más, el tiempo que los escolares dedican a la clase de gimnasia. El PSE se quedó solo en su rechazo a esta proposición no de ley que, a su juicio, vulneraría la autonomía de que disponen los centros a la hora de repartir sus horas de libre distribución y obligaría a recortar tiempo de otras materias.

Los profesores de Educación Física vienen reclamando que se dedique más tiempo a su asignatura desde hace cinco años; en concreto, desde que en 2007 el anterior Gobierno de Juan José Ibarretxe aprobó la última reforma educativa en el sistema vasco de enseñanza. El currículo elaborado por el departamento dirigido entonces por Tontxu Campos (EA) recortó de 2,5 a 1,5 horas el tiempo que los escolares debían dedicar a la actividad deportiva; la posibilidad de dedicar más tiempo a esta materia quedaba en manos de los centros, a los que se dotaba de potestad para reforzar las materias que considerase oportuno con una serie de horas de libre disposición.

Informe sobre la asignatura

La medida desató el rechazo de un amplio sector de profesores, padres e incluso deportistas, contrarios al recorte de hasta un 40% en el horario semanal dedicado a la actividad física. La protesta estuvo liderada por Sohat, un grupo que se creó a raíz de la aprobación del currículo y que no ha cejado desde entonces en su reinvindicaciones. Ayer, este colectivo volvió a la Cámara vasca para presentar ante la comisión de Educación un estudio sobre el peso de esta asignatura en la enseñanza reglada. El informe, que sirvió de antesala al debate político de la proposición no de ley, ha sido elaborado en base a las encuestas realizadas en 235 centros de enseñanza a 1.276 miembros de la comunidad docente. Según una de sus principales conclusiones, más de dos tercios de los directores y profesores encuestados consideran que el currículum de 2007 «ha debilitado» la educación física y la artística en beneficio de la lengua extranjera e informática, que han resultado fortalecidas. «No queremos llegar a una guerra con otras asignaturas, pero hay formas de mantener la dignidad de la Educación Física», reclamaron los miembros de Sohat, mientras en el exterior de la Cámara se concentraba una nutrida representación de los profesores vascos de Educación Física.

Su guante ha sido recogido por el PP, Aralar, e incluso por el PNV y EB, a pesar de que el currículum fue aprobado durante el gobierno tripartito de estas formaciones con EA. Precisamente fue este último grupo -que ayer se abstuvo- el que planteó ayer algunas suspicacias a las reivindicaciones de Sohat a través de su portavoz, Juanjo Agirrezabala. Los grupos proponentes defendieron su iniciativa por la importancia de la asignatura no solo para el desarrollo físico del alumno, sino para su «formación integral» como persona. Por el contrario, el parlamentario del PSE Vicente Reyes aseguró que es imposible hacer cumplir el mandato propuesto «sin restar tiempo a otras materias».