El Gobierno Vasco combatirá la homofobia en colegios e inmigrantes

JAVIER GUILLENEASAN SEBASTIÁN.
El Gobierno Vasco combatirá la homofobia en colegios e inmigrantes

Sus siglas son LGBT. Bajo este paraguas se agrupan lesbianas, gays, bisexuales y transexuales, colectivos que han colaborado con el Gobierno Vasco para elaborar el primer plan de trabajo por la igualdad y la no discriminación por motivos de orientación sexual y de género. Se trata de un documento en el que se detallan 66 medidas que se llevarán a cabo hasta 2013 y con las que se pretende avanzar en el desarrollo de políticas públicas de igualdad, así como sensibilizar a la sociedad vasca sobre la no discriminación por orientación sexual e identidad de género.

Durante casi un año, responsables del Departamento de Empleo y Asuntos Sociales se han reunido con integrantes de diez colectivos LGBT para elaborar el plan. Partían de la base de la experiencia de Berdindu, creado en 2002 para atender casos de diversidad afectivo-sexual. El análisis de este servicio de atención condujo a dos conclusiones que de alguna manera reflejan lo que sucede en la sociedad vasca donde, pese a todos los avances, aún queda mucho por hacer en materia de aceptación de la diversidad afectivo-sexual.

Se vio que, por un lado, la atención y el asesoramiento a los colectivos LGBT, familias y allegados «están cubiertos y funcionan de forma satisfactoria». Pero, por el contrario, se detectó «la necesidad de trabajar en el diseño de políticas transversales de igualdad y no discriminación» para hacer frente a los «muchos vacíos identificados en este ámbito».

Los grupos que han participado en la elaboración del plan han identificado cinco ámbitos de actuación prioritaria: salud y sanidad, educación, empleo y mercado laboral, colectivos vulnerables y sensibilización. Las medidas que proponen implican a diferentes departamentos del Gobierno Vasco y deberían servir, entre otros objetivos, para hacer frente a la aparición de nuevos riesgos que acechan a los integrantes de los colectivos LGBT.

Miguel González, director de inmigración y gestión de la diversidad del Gobierno Vasco, afirma que en el departamento de Gemma Zabaleta hay «una gran preocupación hacia el ámbito escolar ante el aumento de casos de acoso homofóbico en los colegios». Aunque todavía no existen datos concretos, González sostiene que «parece clara su existencia» e insiste en la necesidad de poner medios para atajar esta situación.

El plan, que Empleo y Asuntos Sociales presentará próximamente en el Parlamento Vasco, plantea incorporar herramientas para detectar el acoso homofóbico en el protocolo contra el bulling escolar puesto en marcha por Educación. Además, también propone trabajar con los profesores para que sean capaces de detectar posibles casos en sus aulas.

La evolución de la sociedad vasca ha traído consigo la aparición de un creciente número de personas vulnerables entre comunidades inmigrantes y romaníes donde la homosexualidad continúa siendo una lacra. «Estas personas sufren una doble discriminación por su identidad sexual y su procedencia, y tienen dificultades de aceptación entre los suyos», señala Miguel González.

Otro nuevo foco de vulnerabilidad es el de la violencia entre parejas del mismo sexo que, según González, «es una realidad emergente». A esta realidad, denominada violencia intragénero, se le añade la que sufren las mujeres transexuales cuyo carné de identidad no tiene registrado el género mujer. Son supuestos que no están incluidos en las leyes contra la violencia de género y se sitúan en un vacío legal de difícil solución. El número de casos de este tipo que llegan a Berdindu es cada vez mayor, mientras los expertos debaten la inclusión o no en los mecanismos de violencia contra las mujeres. «Legalmente -indica Miguel González- no hay encaje formal en la ley».

Promoción del empleo

El plan propone realizar estudios para conocer la verdadera realidad de los colectivos vulnerables, desarrollar campañas de información y sensibilización e incluir las situaciones de violencia por discriminación sexual en los protocolos de atención a víctimas de maltrato. En el ámbito laboral plantea, entre otras acciones, desarrollar políticas de promoción del empleo para los colectivos LGBT, especialmente transexuales y transgénero.

En consonancia con el proyecto de ley de reconocimiento de derechos de los transexuales aprobado por el Gobierno Vasco el pasado día 10, el plan incluye entre sus acciones modificar el nombre de la Unidad de Trastornos de Identidad de Género del hospital de Cruces por el de Unidad de Transexualidad. Es un paso, indica Miguel González, que avanza hacia «la despatologización de la diversidad afectivo-sexual» y que se suma a la medida de impulsar la eliminación de la consideración de la OMS de personas enfermas a los transexuales.