Mundo cínico

:: G. ELORRIAGA

La primera sorpresa que nos proporciona la primera novela de Pedro Gumuzio es su título. Que se llame 'La herramienta comercial' refleja una osadía digna de respeto. El asombro continúa a lo largo de la narración, plagada de un humor desopilante. El autor desarrolla una peripecia personal desconcertante, aparentemente dramática, progresivamente surrealista, que desemboca en el delirio en el plano más literal. El pequeño mundo del protagonista, ligado profesionalmente a una firma modesta y con un círculo de relaciones también austero, se transforma en una pesadilla. Más allá de la capacidad del escritor por mantener una trama divertida, destaca la envidiable concisión de medios con los que nos conduce hasta ese final guiñolesco y, asimismo, la facultad para dibujar caracteres singulares, dotarlos de vida y credibilidad dentro de la farsa. Hay un argumento cómico y un trasfondo muy cruel en esta ficción, que puede interpretarse como el curioso camino de redención de un sujeto gris y cobarde en una jungla donde el egoísmo y el cinismo son normas consagradas y siempre eficaces.

'La herramienta comercial' habla, en clave de guiñol, del mundo de la empresa y del de las relaciones humanas, del juego de poder y las dependencias, del amor y sus decepciones y, sobre todo, de los muchos sinsentidos que nos rodean, de la mezquindad como una enfermedad que lo corroe todo.

Fotos

Vídeos