Juan Vallejo, de bombero a un gran alpinista

DVSAN SEBASTIÁN.

Juan Vallejo (Gasteiz, 1970) comenzó a escalar desde muy joven en los Pirineos y los Alpes, y en 1993 realizó su primera expedición al Himalaya, al Everest.

De casta le viene al galgo porque su padre también fue alpinista, pero ahora ya veterano. Su nombre es Angel Rosen, pionero en las primeras expediciones vascas al Everest de 1974 y 1980. De él aprendió lo que es estar fuera de casa, participar en largas expediciones y, con el paso de los años, le ha ido emulando en su actividad alpinística.

Bombero de profesión, en 1999 empezó a colaborar con el programa de TVE 'Al filo de lo imposible' de forma habitual y decidió dedicarse por entero a la montaña. Desde entonces ha llevado a cabo más de treinta expediciones por cordilleras de todo el mundo: Karakorum, Himalaya, Andes, Patagonia o Yosemite, además de travesías por Groenlandia y el hielo patagónico.

Ha escalado nueve montañas de más de 8.000 metros, además de haber realizado otras escaladas de menor altura pero de gran dificultad, entre ellas la Torre del Trango, la cara sur del Aconcagua o el G-IV, por citar algunas, además de intentos a otras cumbres importantes.

En 2009 intentó el difícil pilar Oeste del Makalu en estilo alpino y el corredor Hornbein del Everest de la misma forma. Y en 2010 destaca su participación en la travesía de las tres cumbres del Broad Peak en estilo alpino, junto a Alberto Iñurrategi y Mikel Zabalza, culminándola final e íntegramente el alpinista atxabaltarra Vallejo y la apertura de una ruta nueva a la cumbre central a misma montaña. Juan estaba ayer contento: «Por fin hemos terminado, ha sido largo, pero ya está. Lo hemos conseguido».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos