El Pleno aprobó la disolución del organismo autónomo del Conservatorio

Los servicios del centro y su gestión se incorporan al Ayuntamiento. La medida se adoptó con el voto favorable del PSE-EE, Bildu y PP, y la abstención de EAJ-PNV y EB-Berdeak

JOANA OCHOTECOIRUN.
Los ediles del PSE-EE, Bildu y PP votan a favor de la medida, mientras que los concejales de PNV y EB-Berdeak se abstienen. ::
                             F. DE LA HERA/
Los ediles del PSE-EE, Bildu y PP votan a favor de la medida, mientras que los concejales de PNV y EB-Berdeak se abstienen. :: F. DE LA HERA

La Corporación aprobó el miércoles, en la última sesión plenaria del año, la disolución del organismo autónomo del Conservatorio municipal. El acuerdo se adoptó con el voto favorables del PSE-EE, Bildu y PP; y las abstenciones de EAJ-PNV y Ezker Batua-Berdeak.

La disolución de este organismo y la incorporación de su gestión al Consistorio irunés responden a la puesta en marcha del nuevo organigrama municipal. A partir de ahora, los servicios que presta el Conservatorio se gestionarán desde el Ayuntamiento. Esto implica la integración del personal del centro en la plantilla municipal, adscribiéndolos al área de Bienestar Social, Educación y Juventud. El puesto de director gerente desaparecerá como tal, creándose una dotación del puesto de director académico.

«Desde el punto de vista de la calidad y el servicio, no habrá ninguna merma», aseguró el alcalde, José Antonio Santano, en referencia a este cambio. La modificación responde a «criterios de austeridad y de mejora en la eficacia y eficiencia organizativa», según explicó el primer edil cuando presentó el nuevo organigrama por el que se rige el funcionamiento del Consistorio.

Antes de someter la propuesta de disolución al voto de la Corporación, el portavoz de EAJ-PNV, Xabier Iridoy, manifestó las «dudas» de su grupo al desconocer el ahorro que supondrá esta medida para el Consistorio. «¿De qué cantidad hablamos?». Además, Iridoy señaló que «no vemos claro el modo en que incidirá en el Conservatorio esta integración en el Ayuntamiento».

El portavoz de EB-Berdeak, Manuel Millán, planteó una reflexión: «Si el objetivo es racionalizar la estructura municipal y ahorrar, ¿significa eso que hasta ahora se ha estado gastando de más? ¿O que va a bajar la calidad del servicio del Conservatorio?». Fernando San Martín, delegado de Educación, le respondió que «son modos de gestión diferentes. Ahora, las estructuras de los ayuntamientos son capaces de gestionar directamente algunos servicios». El delegado se mostró convencido de que «al Conservatorio le espera un futuro muy grande».

Oinatz Mitxelena, portavoz de Bildu, aseguró que apostar por la gestión directa «es un paso adelante». Finalmente, tanto su grupo como el PSE-EE y el PP votaron a favor de la disolución del organismo autónomo del Conservatorio, aprobada con la abstención de los concejales de EAJ-PNV y de EB-Berdeak.