Las tres secuoyas del Instituto Peñaflorida se trasladan junto a Pío XII

El Ayuntamiento ha decidido replantarlas en una zona ajardinada en el encuentro de Carlos I con la glorieta

LIDE AGUIRRESAN SEBASTIÁN.
Traslado. Las máquinas comienzan el proceso para trasplantar las secuoyas. ::                             GUILLERMO RIVAS/
Traslado. Las máquinas comienzan el proceso para trasplantar las secuoyas. :: GUILLERMO RIVAS

Los tres árboles gigantes que se alzaban en los jardines del Instituto Peñaflorida deberían encontrarse ya hoy en un paso ajardinado contiguo a la rotonda de Pío XII, en Amara, si los fuertes vientos previstos para esta pasada noche no han entorpecido las labores de su traslado.

Los trabajos para reubicar estos árboles de «gran valor ecológico», según un informe medio ambiental, comenzaron ayer a las 23.30 horas y se calculaba que se alargarían más de siete horas. Reubicar los tres árboles no ha debido ser tarea sencilla. Según informan desde el Consistorio, los operarios han necesitado además de varias horas de trabajo nocturno, un complejo equipo de maquinaria pesada. En concreto, se han utilizado tres máquinas de gran tonelaje -dos máquinas giratorias de 20 y 16 toneladas y dos autogrúas de 450 toneladas- así como otras tres para el transporte, incluido un camión de 3.500 kilos.

El gobierno municipal decidió salvar los ejemplares del derribo «después de que el Gobierno Vasco rechazara su conservación» y encargó un estudio que determinó que estas tres secuoyas son «las únicas de especiales características de la ciudad».

Fotos

Vídeos