El barrio de Ventas podría acoger el segundo tanatorio de la ciudad

Funeraria Hondarribia presentó el proyecto el jueves a los vecinos. Ocuparía 1.500 m2 del pabellón de Cycobask, mientras que el resto se destinaría a una promoción de garajes cerrados de venta libre

IÑIGO MORONDOIRUN.
Ante el barrio. Representantes de Funeraria Hondarribia decidieron convocar a los vecinos de Ventas a una reunión explicativa en la AVV a la que acudieron cerca de 70 personas. ::
                             F. DE LA HERA/
Ante el barrio. Representantes de Funeraria Hondarribia decidieron convocar a los vecinos de Ventas a una reunión explicativa en la AVV a la que acudieron cerca de 70 personas. :: F. DE LA HERA

Funeraria Hondarribia SL ha iniciado los trámites para abrir un nuevo tanatorio en la ciudad que rompa el actual monopolio en la prestación de servicios funerarios. El lugar elegido para poner en marcha el negocio es el barrio de Ventas, concretamente el pabellón de Cycobask, en desuso desde que hace casi dos años cerrara la empresa de fabricación de circuitos.

Representantes de la empresa funeraria convocaron el pasado jueves a los residentes en el barrio de Ventas a una reunión abierta en la Asociación de Vecinos al objeto de explicar el proyecto. Éste consta de dos partes diferenciadas. Por un lado, está la creación de un nuevo tanatorio que acondicionaría para tal función unos 1.500 metros cuadrados del pabellón actual e incluiría unas 30 plazas de aparcamiento en superficie para uso propio. El resto, incluida la planta subterránea, se destinaría a la creación de 176 garajes cerrados de libre mercado, la mayor parte para coches pero con unos cuantos de mayor tamaño para furgonetas grandes y caravanas.

Antes de empezar a hablar de esto, los representantes de Funeraria Hondarribia quisieron desmentir «un rumor que nos consta que está recorriendo el barrio. Este tanatorio no contempla, ni contemplará, incluir un crematorio».

No fue suficiente para calmar los ánimos encendidos en contra del proyecto de algunos asistentes, que propugnaban que se paralice el proyecto. Desde la empresa les recordaron que «no estamos aquí para consultar, sino para informar. Si cumple con la normativa, y cumple, el proyecto saldrá adelante y nos gustaría que el barrio mostrara sus inquietudes e hiciera sugerencias para mejorarlo. Vamos a crear empleo primando a la gente de Ventas, vamos a regenerar un espacio y a crear una barrera entre la parte residencial y la industrial y vamos a ofrecer un servicio necesario que hasta ahora, en Irun, es un monopolio», reivindicaron.