Lingua gurea

BEGOÑA DEL TESO

Dicen que la animación de 'Gartxot' es simplona, no más que puritita técnica 'flash', se dan cursillos gratuitos en internet. De acuerdo, no estamos ante lo último de Pixar ni hay 'motion capture' a lo Spielberg y Jackson pero juro ante los antiguos dioses del Valle de Salazar que la película funciona. Entre otras cosas porque los fondos, los fondos de los paisajes llegan a tener hasta cien distintas texturas: la del invierno, la de las nieves, la del otoño, la del pelaje del perro fiel, soberbio 'Otsaburu'. Dicen también que los protagonistas de la poderosa historia del bardo a quien le secuestraron el hijo los monjes malvados para que cantara en latín cuando la lengua suya y de los suyos era el vascuence, el euskara, la lingua navarrorum tienen la nariz desplazada y se parecen al Cobi olímpico. Patrañas: sus ojos se dirían como los de las señoritas de Avignon o los de aquella 'mujer en camisa sentada en un sillón', picassiana también. Por otra parte, hacía tiempo que nadie había dibujado a los malvados tan agriamente (el abad es nosferático y entre los bandidos traidores hay buitres y dienteputos) Y luego, un detalle más: desde 'Sebastian' nadie había usado con tanta destreza el latín cono lengua cinematográfica. Y desde luego, jamás se había escuchado un suletino tan gozoso. Suletino con perdidas raíces salacencas y unos aires de ser, como dijeron los creadores de la película, un 'protobatua navarro del Pirineo'.

No habrá 'motion picture' (mejor, los ojos capturados por esa técnica suelen tener la mirada de cristal) pero hay encantamientos, erotismo, sangre, maldad, lealtad, criaturas fieles, criaturas indignas. Hay miedo, hay división entre lo nuevo y lo eterno, entre los unos y los otros. Y el toque políticamente correcto pero chispeante de que sea una chica quien se atreva y salve la lengua y el son de los bardos.