El Gobierno Vasco quiere ejecutar la adaptación del ancho de vía hasta Irun

Negocia con Fomento ocuparse de colocar el tercer hilo en la actual vía de ADIF para que el TAV llegue a Donostia en 2016

DVSAN SEBASTIÁN.

El tren de alta velocidad llegará a Donostia en 2016. Pero no circulará en sus últimos metros por una nueva plataforma de alta velocidad. El proyecto se redefinió recientemente. En lugar de ejecutarse un nuevo acceso entre Astigarraga y Donostia -obra que no se descarta del cara al futuro- el Ministerio de Fomento se comprometió a adaptar la actual vía de ADIF de ancho ibérico a ancho internacional, entre Astigarraga e Irun. Esta modificación permitirá que el TAV circule por la vía adaptada por Donostia y hasta Irun.

Con el objetivo de «acelerar» estos trabajos, que consistirían en la colocación de un tercer hilo en la vía, el Gobierno Vasco negocia con el Ministerio de Fomento encargarse directamente de la adaptación de la vía entre Astigarraga e Irun, pero también en otros puntos de la red ferroviaria vasca en los que fuera «beneficioso».

Según explica el viceconsejero de Transportes del Gobierno Vasco, Ernesto Gasco, «hemos solicitado oficialmente a ADIF realizar una encomienda de gestión similar a la que existe con las obras de la 'Y' vasca en Gipuzkoa para acometer los trabajos de adaptación a ancho internacional en Euskadi». En la actualidad, con las obras de la nueva plataforma del TAV en el territorio, el Gobierno Vasco adelanta el dinero de los trabajos y posteriormente lo descuenta de la cantidad que paga anualmente al Estado a través del Cupo.

La adaptación de la actual vía de ADIF entre Astigarraga e Irun conlleva importantes modificaciones en el proyecto del TAV. Por un lado, la terminal prevista en Astigarraga se cae del proyecto.

Asimismo, la terminal proyectada en Donostia se convierte en «central y pasante», puesto que en un principio estaba previsto que el convoy del TAV entrara y saliera de Donostia por el mismo ramal conectado a Astigarraga. Con el nuevo proyecto, el tren entrará en Donostia, parará en Atotxa y seguirá hasta Irun, donde tendrá parada.

Desde Astigarraga, la nueva plataforma seguirá construyéndose hasta la frontera, pendiente de que se defina la conexión con Francia. «Este ramal se destinaría a los convoyes de mercancías y a los enlaces internacionales Madrid-París», según Gasco.

Desde el Gobierno Vasco insisten en la importancia que supondría ocuparse directamente de la adaptación de anchos de vía porque «nos permitiría marcar los ritmos de los trabajos y las inversiones que sean necesarias». El Ejecutivo de Lakua negocia para que la encomienda no se limite solo a la vía entre Astigarraga e Irun. Quieren que contemple también la ejecución en otros ámbitos, como las conexiones ferroviarias con los puertos de Pasaia y Bilbao.