«Cerrar la ciudad al tráfico los domingos convierte las calles en foco de actividades»

Guillermo Gil Peñalosa Director ejecutivo de 8-80 Cities o, lo que es igual, creador de ciudades para la gente. El experto en espacios urbanos saludables y sostenibles impartió una conferencia sobre «las nuevas ciudades»

LIDE AGUIRRESAN SEBASTIÁN.
Visita. Guillermo Gil Peñalosa, frente al Muelle. ::                             MIKEL FRAILE/
Visita. Guillermo Gil Peñalosa, frente al Muelle. :: MIKEL FRAILE

'Think different' (piensa diferente). El lema de Steve Jobs le vino ayer a la perfección al experto en cambiar ciudades para hacerlas «amables, vivibles, y para la gente». Guillermo Gil Peñalosa, director ejecutivo de 8-80 Cities, la organización canadiense sin ánimo de lucro dedicada a crear municipios más saludables y sostenibles, dio ayer una vuelta de tuerca a los esquemas que manejamos sobre lo que debe ser una ciudad. Y lo hizo en San Sebastián, donde, invitado por Dbus, ofreció una conferencia con el nombre 'Nuevos retos, Nuevas ciudades'.

- Ha puesto sobre la mesa cientos de ideas para hacer más amable una ciudad y aumentar la calidad de vida y la salud de sus vecinos. Como esa iniciativa llevada a cabo en Guadalajara (Colombia), una ciudad con casi el mismo número de habitantes que San Sebastián, donde los domingos cierran las calles al tráfico y la abren a los peatones.

- Plantearon la iniciativa hace seis años y generó mucha controversia. Parecía una locura, pero resultó ser un éxito absoluto. Hoy además de peatones, corredores y bicicletas las calles acogen actividades al aire libre, como ajedrez, música o aeróbic, peluquería ambulante... Se cuentan alrededor de 380.000 personas en las calles cada domingo del año. Y es una medida que ha unido a los ciudadanos de diferentes zonas de la ciudad, muy delimitadas culturalmente.

- Se marcha rápido al aeropuerto de Hondarribia, pero le ha dado tiempo a conocer San Sebastián...

- Voy al de Biarritz, en realidad. Es increíble la de aeropuertos que tenéis en pocos kilómetros, podríais convertir el de Hondarribia en un gran parque (bromea, pero bastante serio).

- ¿Y qué le parece la ciudad? ¿Entra dentro de su catalogo de «ciudad vivible» como Copenhague o Ámsterdam?

- Sí. Es una ciudad maravillosa. No solo porque sus puntos naturales son espectaculares, sino porque a través de muchos años han venido construyendo una ciudad muy para las personas y, pese a que en un momento dado se fueron desviando, como la mayoría de las ciudades del mundo, y empezaron a construir una ciudad más pensada para los coches, en los últimos 10-15 años han ido retomando la ciudad para las personas, con sus carriles bici, las calles peatonalizadas, los espacios verdes...

- ¿Y un ejemplo de lo que no es una ciudad orientada a personas?

- Houston, por ejemplo, destinada completamente a los vehículos.

- Dice que en Copenhague el 38% de la población se desplaza en bicicleta, y lo hace a cuatro grados bajo cero y nevando. Aquí, cuando llueve, los bidegorris se ven casi desiertos. ¿Hace falta un cambio cultural? ¿Cómo puede alguien coger la bici bajo la lluvia si después tiene que entrar en la oficina?

- Los daneses dicen que no hay mal clima, sino mala vestimenta. Hay que empezar a mentalizarse. Ustedes han hecho un esfuerzo muy grande en la red de los carriles bicis, pero ahora deben trabajar en la programación y en la educación para su uso. Las instituciones deben aliarse y promover que las empresas sean amigables con la bicicleta. Que sean flexibles con la vestimenta y pueda ser más informal, que tengan en las instalaciones vestuarios y duchas. San Sebastián es un paraíso climático al lado de Copenhague, pero en bicicleta creo que no llegan a 5% de usuarios. Y eso que mejora la salud, el medio ambiente, la relación de comunidad...

- ¿Cómo se solucionarían los problemas entre peatones y ciclistas?

- Con educación y promoción. Los niños, en Holanda, en 5º de primaria tienen tres semanas donde les enseñan a ser peatones, ciclistas, transporte publico y conductor de coche.

- Dice que el Metro no es una buena solución en esta ciudad, pese a que se espera que enlace a personas del 'extrarradio' con el centro.

- Financieramente les va a costar quince veces más que si hacen carriles exclusivos para el autobús. Si hacen los carriles para el autobús tienen cantidades de dinero que les sobra para ganar espacios públicos y mejorar otras muchas cosas mejorables también esos barrios que menciona. Y creo que es mejor para el comercio desplazarse por la superficie.

- Habla de que las terrazas son focos de atracción que devuelven la vida a la ciudad.

- Sí. Está demostrado que devuelven la vida a las calles, no dejan que caigan en el abandono algunas zonas viejas y aportan seguridad. Se ha comprobado en muchas ciudades con barrios al borde del abandono que han resucitado gracias a las terrazas, como ocurrió Melbourne hace una década.