La subida del Oria se dejó sentir en las zonas rurales de Usurbil y Zubieta

La afección en el casco urbano de Lasarte-Oria fue menor gracias a las obras de encauzamiento. Las familias de dos de los caseríos de la zona de Txikierdi tuvieron que ser desalojadas

TXEMA VALLÉSLASARTE-ORIA.
Santoenea. Una excavadora trata de despejar la carretera. ::
                             TXEMA/
Santoenea. Una excavadora trata de despejar la carretera. :: TXEMA

Las intensas lluvias caídas durante las dos últimas jornadas y la crecida del río Oria a su paso por las localidades de Lasarte-Oria y Usurbil en la cuenca del río Oria afectaron a las poblaciones de forma desigual. Mientras que en Lasarte-Oria el temporal dejó pequeñas inundaciones por subidas de nivel en alcantarillado, en la zona de Zubieta y Usurbil los daños fueron superiores. Concretamente en la zona de Txikierdi, los caseríos Basbiloni Etxea -regentado por la familia Urkiola- y Asteasuain zaharra -de la familia Martija- fueron los más afectados.

Sus inquilinos se mostraron preocupados por la crecida de las aguas que tras la pleamar del mediodía del domingo, inundaron la planta baja de los mismos y anegaron totalmente sus terrenos. Por tal motivo,tuvieron que abandonar sus dependencias y desde la carretera seguir la evolución de la bajada del río.

El apicultor Julián Urkiola, de Babiloni Etxea, comentaba que la subida del río había sido progresiva: «Por la noche subió de golpe, bajó algo por la mañana y al mediodía ha ido creciendo hasta llegar al metro. Dentro teníamos a la amona, que la hemos tenido que sacar. Como en otras inundaciones la parte de debajo de la cocina- salón se pierde todo». No es la primera vez que Urkiola vive esta situación. «Recuerdo que en el 1983 fue superior la crecida, que llegó hasta el marco central de la puerta principal, y la del 1992, un poco más que ésta».

Ayer, ayudado por la familia y algún vecino, efectuaba labores de limpieza. «Parece que ya ha pasado lo peor -comentó-, el agua ha llegado en esta ocasión hasta el metro de altura y en la cocina nos ha pillado el frigorífico, lavadora,... y en la sala se han perdido todos los muebles. De todas formas hay que dar las gracias porque sólo ha sido esto y a la amona la pudimos sacar antes de tiempo».

La Policía municipal de Usurbil cerró el acceso al puente de Zubieta (Aliri), ya que las aguas estuvieron a puntos de superar el mismo. Al otro lado del mismo, el caserío Barrenetxe y la serrería Errekondo se vieron también afectadas por la crecida del río. Ayer se podía apreciar el lodo amontonado sobre la serrería que todavía mantiene cortado el vial de subida hacia Zubieta.

Algo parecido sucedió en la carretera que une Zubieta con Santuenea, otro de los barrios afectados. Tras la zona de la casa de la escuela canina, el domingo a la tarde se produjo un desprendimiento de árboles y tierra que cortaron la carretera. Ayer por la tarde seguían las operaciones para liberar el vial del lodo.

Pérdidas en sidrería

La mayoría de las huertas de la ribera junto a Santuenea, anegadas el domingo, ayer recuperaron el verde. El propio barrio de Santuenea recuperaba ayer la normalidad, aunque su sidrería Aialde Berri fue una de las más afectadas -con grandes pérdidas- y la propia fábrica de Ingemar, que ayer volvía a la normalidad.

Las obras de encauzamiento del Oria acometidas hace una década a su paso por Lasarte-Oria han sido el principal motivo por el que la localidad no tuvo mayores daños. Lo más reseñable fueron pequeñas inundaciones por filtraciones en empresas. Brunet, Ibaiondo, y en el centro, Erribera trasera con las sociedades Lasartearra y Palomo Linares, fueron las peor paradas. El resto de los afectados ya fueron en zonas bajas de garajes ubicados en Telleri, Ola kalea, Hipodromo etorbidea y plaza Juan XXIII y Michelin, tanto en sus garajes como en el paseo junto al río.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos