Iruretagoiena releva a N'Kono

El de Berriatua es el segundo portero en detener dos penaltis en Ipurua en el mismo partido

MIKEL MADINABEITIA
Héroe. Iruretagoiena detiene el primero de los dos penaltis que atajó el domingo en Ipurua contra la Ponferradina. ::
                             MIKEL ASKASIBAR/
Héroe. Iruretagoiena detiene el primero de los dos penaltis que atajó el domingo en Ipurua contra la Ponferradina. :: MIKEL ASKASIBAR

Fue el protagonista de la tarde en Ipurua. Xabi Iruretagoiena, más conocido como el gato de Berriatua, vive días de vino y rosas. El domingo detuvo dos penaltis, uno en cada tiempo, en el duelo que midió al Eibar frente a la Ponferradina. Era un partido importante porque el equipo leonés es un rival directo en la lucha por el play off e Irureta apareció en el momento más crucial, el de las dificultades, cuando otros agachan la cabeza o simplemente se esconden. Ahí hay que ser valiente e Irureta lo fue. Sólo así se pasa a la memoria colectiva del aficionado. El vizcaíno es el primer portero de la historia azulgrana en detener dos penaltis en un partido.

Para más inri, la tarde no pudo terminar de mejor manera para los armeros, que anotaron el gol del triunfo en el minuto 95. Cuando el empate ya era una evidencia. Al finalizar el partido, sólo había un tema en los debates futbolísticos. Los más jóvenes nunca habían visto que un guardameta detuviera dos penaltis en Ipurua. Pero los más veteranos, siempre un pozo de sabiduría, se sacaron un as de la manga: N'Kono.

Thomas N'Kono (Dizangue, Camerún, 1956) es una leyenda en su país. No en vano es el gran referente junto a Roger Milla de los 'leones indomables', aquella selección mítica que rozó la gloria en el Mundial de Italia de 1990. N'Kono aterrizó en la Liga en 1982 para jugar en el Espanyol, donde militó ocho temporadas. Fue el primer arquero de color que jugó en Europa. Después se marchó al Sabadell (1990-93) y fue precisamente con la elástica arlequinada y en Ipurua donde firmó una de sus grandes gestas deportivas.

Con Etxarri y Luluaga

Corría el año 1991 y el Eibar de Mikel Etxarri recibía al Sabadell. El duelo acabó sin goles, pero no fue por falta de oportunidades. El armero José Manuel Luluaga dispuso también de dos penas máximas aquel día pero el centrocampista de Lizartza, que era un especialista desde los once metros, no pudo batir a N'Kono.

Han tenido que transcurrir dos décadas para que Ipurua viviera una hazaña de semejante calibre. Esta vez, al menos, el héroe fue del equipo local, lo que sin duda dulcificará el recuerdo. Se da la circunstancia, además, de que Irureta no había detenido hasta ahora ningún penalti en su carrera deportiva. No es su gran virtud.

Manix Mandiola también lo sabía y, por eso, lleva un tiempo dándole consejos en los entrenamientos. «Xabi, recuerda que los futbolistas tienden a chutar a su lado natural. Un zurdo casi siempre tirará a la izquierda del portero», le ha dicho Manix en más de una ocasión. Dicho y hecho. Los jugadores de la Ponferradina Mateo y Sánchez cumplieron con el tópico el domingo e Irureta salió por la puerta grande de Ipurua. Como si fuera José Tomás y hubiera cortado dos orejas y rabo en una de sus clásicas exhibiciones.

A decir verdad, Irureta ha crecido mucho en el Eibar. El guardameta suplente Zigor es más un amigo que la competencia, como si fuera su padrino, y el preparador de porteros Juanjo Valencia está siendo fundamental en su progresión. El donostiarra es un personaje clave para Irureta, casi un familiar. Le llama 'osaba'.

El Hall of Fame de Ipurua guarda muchas hazañas deportivas. Y allí, al lado de N'Kono, ya se ha situado un nuevo protagonista. Es Xabi Iruretagoiena.

Fotos

Vídeos