Detienen al 'Rambo de Tineo' tras dos meses de fuga

Eludió durante semanas a la Guardia Civil, que le buscaba en un monte de Asturias por la muerte de su hermano

DVSAN SEBASTIÁN.
Cabaña donde apareció muerto el hermano del fugitivo. ::                             CITOULA/
Cabaña donde apareció muerto el hermano del fugitivo. :: CITOULA

La fuga de Tomás R.V., 'Tomasín', principal sospechoso del asesinato de su hermano Manuel, concluyó el sábado por la noche, cuando dos guardias civiles lograron apresarlo. 'Tomasín', conocido también como 'El Rambo de Tineo' había permanecido dos meses oculto en los montes de de los alrededores de Llaneza (Asturias), donde desapareció después de que su hermano apareciera muerto de un golpe en la cabeza en una cabaña de la localidad de Tineo.

Fue el 3 de septiembre. Ese mismo día la Guardia Civil quiso hablar con Tomás para ver si podía aportar datos sobre el asesinato, pero nadie le volvió a ver. Desde entonces las fuerzas de seguridad habían tratado de capturar sin éxito al fugitivo, que conocía a la perfección el monte y estaba acostumbrado a vivir a la intemperie.

En una rueda de prensa para informar sobre los detalles de la detención, el capitán Alberto Rodao señaló ayer que en septiembre se hicieron batidas con perros, helicópteros y más de cuarenta guardias civiles. Pero la frondosidad en la zona era tal, con helechos de más de dos metros o copas de árboles entrelazadas, que no se podía ver a escasos metros. «Teníamos una yegua a dos metros, la oíamos y no la veíamos», afirmó Rodao.

Vestigios

Durante estos dos meses los agentes que participaban en la búsqueda hallaron vestigios de que 'Tomasín' permanecía en la zona del monte Caborno, las peñas de Buscablos y las vaguadas de helechos próximas. Por ejemplo, se encontró ropa junto a una cascada, restos de una hoguera, leña apilada o bolsas de plástico, tanto cerca de su cabaña, como de un vehículo suyo abandonado o una cueva en la que se comprobó que alguna vez pernoctó.

El fugitivo conocía esos montes, ya que en la zona su familia tenía ganado en unos pastos comunales, y «estaba acostumbrado» a una vida casi ermitaña, explicaron ayer los manos policiales. A este conocimiento se le sumó la llegada del otoño, que favoreció a Tomás R.V. El manto de hojas secas que comenzó a cubrir el bosque hacía que toda pisada se oyese a distancia, lo que le daba tiempo a 'Tomasín' para ocultarse cada vez que se aproximaba un guardia civil.

Por este motivo, las fuerzas de seguridad decidieron cambiar de estrategia. Miembros de la Guardia Civil se distribuyeron en diferentes apostaderos situados en los lugares en los que era de prever que tarde o temprano pasaría el sospechoso.

La táctica tuvo éxito. A las 22.00 horas del sábado, cerca de la cabaña donde apareció muerto su hermano, 'Tomasín' fue interceptado por dos agentes que le detuvieron antes de que volviera a desaparecer entre la maleza. El detenido, que presentaba un buen aspecto, no opuso resistencia y hasta el momento ha guardado silencio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos