El arco de seguridad del Ayuntamiento será vigilado por la Guardia Municipal

Desde el próximo lunes el control de accesos del Ayuntamiento será vigilado por la propia Guardia Municipal en sustitución de los vigilantes jurados que han venido prestando ese servicio durante los últimos años. La Junta de Gobierno del Ayuntamiento decidió ayer renunciar a adjudicar el contrato del «servicio de gestión, vigilancia y mantenimiento del sistema integrado del control de accesos a la casa consistorial», que iba a ser decidido en favor de una de las empresas que participaron en la licitación. El 11 de febrero el Ayuntamiento sacó a concurso este servicio con un presupuesto de 51.937 euros al año. El 18 de septiembre, cuando se iba a adjudicar el contrato, un informe técnico abogó por renunciar a suscribir el contrato. Según fuentes municipales, el gobierno ha considerado que ese servicio se puede prestar por la Guardia Municipal (hasta ahora hay dos vigilantes jurados que controlan los arcos de seguridad y el escáner), lo que permitirá ahorrar ese gasto a las arcas municipales. Desde el próximo lunes, será la Guardia Municipal la encargada de vigilar el acceso al Ayuntamiento. DV