«San Sebastián es la ciudad ideal para celebrar una boda»

Leire Ibañez. Sencillamente: esponsales de película

BEGOÑA DEL TESO
Esbozo para una ceremonia soñada. Leire, con su atril de oficiante y las olas de La Zurriola de fondo. ::
                             LOBO ALTUNA/
Esbozo para una ceremonia soñada. Leire, con su atril de oficiante y las olas de La Zurriola de fondo. :: LOBO ALTUNA

Durante muchos años trabajó fuerte, intensamente en Publicidad, en su área más creativa. Cuando dio un volantazo a su vida creó su propia empresa, 20Eventos y se convirtió en lo que en anglosajón y en más de una película absolutamente americana se conoce como 'wedding planner'. Es decir: Leire diseña crea, planifica, organiza e incluso puede oficiar distintas ceremonias. Bodas, por supuesto. Pero también fiestas civiles de bienvenida, madurez y despedida. Charlamos.

- Veo un jardín. Al fondo suele estar el mar. Hay un arco de mimbre blanco ribeteado de rosas.

- Tú has visto muchas películas.

- Unas cuantas. Porque también recuerdo las sillas para los invitados, cubiertas de raso blanco.

- Y un gran pasillo también de tela que cubre la hierba que pisará la novia. Yo he llegado a prepararlos de 30 metros.

- En los márgenes de ese camino...

- Pétalos de rosas rojas.

- A veces, es cierto, quien recibe a los novios es un sacerdote pero otras no se trata ni de un juez ni de un capitán de barco. En la dos de 'Sexo en Nueva York' creo que era Liza Minnelli.

- También he oficiado varias de esas bodas.

- ¿Pero no suele ser parte del ritual la frase 'Por la autoridad que me concede el Estado de N.Y...?

- 'Os declaro marido y mujer'. Claro que se necesita una autoridad civil o eclesiástica para casar legal o religiosamente a una pareja. Autoridad que yo no poseo. Porque las bodas que oficio no tienen validez legal sino emocional.

- ¡¡¿Validez emocional?!!

- Exacto. La gente para la que yo diseño, organizo y puedo oficiar su boda ya se ha casado antes ante la Ley en el Ayuntamiento o en el Juzgado pero todos queremos que nuestros esponsales sean 'Los' esponsales, aquel día que nunca olvidarás. Por mucho empeño que pongan en ayuntamientos y juzgados esas bodas suelen ser frías y los que se casan siempre quieren certificar el paso dado con una caremonia, con una fiesta. Por eso se vuelven a unir en un paisaje o un decorado elegido por ellos mismos. Y ante sus invitados. Y en esa ceremonia yo puedo hacer el discurso que ellos hubiesen querido escuchar o dedicar a los suyos. Por eso me llamo oficiante. Pero no es sólo en las bodas, ¿sabes? Los seres humanos necesitamos ratificar todos nuestros momentos de tránsito con un ritual. Por eso existen los bautismos laicos. Y las comuniones laicas. Y por supuesto el funeral sin rezos ni cruces para gentes que tenían muy claro su agnosticismo o su ateísmo.

- Lo de bautismo laico tiene un pasar y una lógica pero ¡una comunión laica! Pura contradicción.

- Acaso no te parezca tanto si te digo que así como al bautismo no religioso lo llamamos 'ceremonia de bienvenida', a la comunión no eclesiástica la denominamos 'ceremonia de madurez'.

- Es decir: el ritual ancestral del momento en que el niño se hace hombre y la muchacha, mujer. El Bar Mitzvah hebreo, las escarificaciones de Papua Guinea.

-Y otros tantos. Hasta las fiestas de presentación en sociedad. O las 'Quinceañeras' de las muchachas latinas, que estoy segura de que pronto empezarán a celebrarse entre nosotros ya que la comunidad hispana se ha arraigado fuerte aquí.

- Me da que al casarnos legal, eclesial o emocionalmente nos volvemos un poco... ¿ñoños?

- ¿Tú crees? ¿Por qué lo dices?

- Perdóname pero por ese lazo que en tus eventos debe desatar el novio para ir al altar. Por los votos de amor entre los contrayentes....

- Bueno, tal vez. Aunque yo más que ñoños diría 'sentimentales'. Son momentos muy fuertes, muy hermosos y sí, acaso bajas la guardia. Votos de amor en Gipuzkoa no se hacen. Nos da tanto miedo expresar en alto nuestros sentimientos... Pero yo, de la experiencia que tengo en mi empresa, me quedo con tantas y tantas historias de amor que he conocido. De gente de aquí que vive lejos y se casa con alguien que está más lejos aún. Historias de amor casi imposibles que se hacen realidad. Y también descubres mundos insospechados como el de aquellos que se vienen a este país a celebrar su cumpleaños rodeados de sus íntimos y pasan cuatro días fastuosos, incluida una jornada inolvidable en la casa de Rostand de Cambó: fuegos artificiales, una coral, txalaparta, cena exquisita... Hay universos que nos son desconocidos. Y posibilidades de hacer realidad nuestros sueños, también.

- ¿Y esa teoría tuya como wedding planner de que Donosti es...?

- ¿La ciudad ideal para casarse? Yo lo creo firmemente y sería algo a explotar. ¿No van decenas de japones a casarse en Córdoba?

- ¿En la Mezquita?

- Cerca.

- ¿Qué boda te gustaría realmente diseñar, planear, oficiar?

- En La Zurriola. Surfera. Con tablas, antorchas, rock y una camioneta Volkswagen sobre la arena.

Fotos

Vídeos