Un incendio obliga a desalojar un edificio de seis plantas en Antxo

Un fallo eléctrico podría haber provocado las llamas que acabaron con la vida del perro de la familia

ELENA VIÑASOARSOALDEA.
Fuego. Los Bomberos accedieron al ático afectado, desde el exterior del inmueble. ::                             VISUALGRAFIK.COM/
Fuego. Los Bomberos accedieron al ático afectado, desde el exterior del inmueble. :: VISUALGRAFIK.COM

Un incendio que se declaraba a mediodía de ayer en el portal número 9 de la calle Blas de Lezo, de Pasai Antxo, obligaba a desalojar el edificio de seis plantas erigido a pocos metros de la carretera general.

Según informaron a DV la Guardia Municipal de Pasaia y el Cuerpo de Bomberos de San Sebastián, el incendio tenía lugar sobre las 12.15 horas, en una de las dos casas situadas en el ático abuhardillado del inmueble. Las llamas calcinaron por completo una de las habitaciones de la vivienda y el resto de sus dependencias se vieron afectada por el humo.

Al acceder a la estancia, los bomberos encontraron en su interior al perro de la familia muerto, al parecer, como consecuencia de la inhalación de humo.

Efectivos de la Policía Local y la Ertzaintza mantuvieron cortados los accesos por carretera a Blas de Lezo y procedieron a desalojar de inmediato el edificio como medida de precaución por tratarse ésta de una construcción antigua de estructura de madera.

Por fortuna, el fuego pudo ser sofocado en pocos minutos y, tras comprobar que ni la estructura del inmueble ni su tejado se habían visto afectados por las llamas, los vecinos pudieron regresar a sus domicilios.

«Todo ha quedado en un susto, pero nos hemos puesto un poco nerviosos al notar el olor a quemado y ver la humareda por toda la calle», comentaban testigos presenciales.

La Guardia Municipal señaló que el informe de la intervención apunta a un fallo eléctrico como posible causa del incendio, aunque ésta se encuentra aún por determinar.

El suceso vivido ayer hacía recordar a los antxotarras el que tenía lugar hace casi un año, cuando las cinco familias que habitan en el edificio situado en el número 43 de la calle Eskalantegi tuvieron que ser desalojadas dos veces en menos de seis horas como consecuencia de un incendio que se declaraba durante la tarde y que, al parecer, se reavivaba pasada la medianoche. Algunos vecinos fueron trasladados a un hotel cercano, mientras que otros de los afectados hubieron de ser realojados en casas de familiares. No hubo heridos y sólo se registraron daños materiales.