Oiana Blanco se cuelga otro oro

Logra su tercera victoria del año en una prueba de la Copa de Oro y tiene cada vez más cerca los Juegos

FERNANDO BECERRILSAN SEBASTIÁN.
Triunfo. Oiana Blanco, en pleno esfuerzo. ::
                             REUTERS/
Triunfo. Oiana Blanco, en pleno esfuerzo. :: REUTERS

La judoka guipuzcoana Oiana Blanco sumó su tercera victoria del año en una prueba de la Copa del Mundo al hacerse con la medalla de oro en la categoría de menos de 48 kilos en la prueba disputada ayer en la localidad kazaja de Almaty. En junio se colgó el oro en la Copa del Mundo de Madrid y unas semanas después repitió el éxito en Miami.

Este triunfo coloca a la judoka oriotarra del Judo Club Usurbil a un paso de garantizar su plaza en los Juegos Olímpicos de Londres. Tanto es así que su entrenador Esteban Arrillaga está ya pensando en la conveniencia de engrosar la cuenta de puntos tanto como sea posible para colocarse en la cita olímpica como una de las ocho primeras competidoras por ranking.

Esa apuesta encierra considerable dificultad, pero de lograrlo permitiría a Oiana Blanco eludir a las mejores en las primeras rondas de los Juegos. Esa opción multiplicaría sus opciones en una competición que tendrá extrema exigencia. Todavía no está asegurada su presencia en Londres, pero el primer objetivo está ya a la vista.

Su competición en la Copa del Mundo de Kazajistán rozó la perfección. Le tocó empezar contra la representante local Bibigul Baimuratova a la que batió con un ippon después de tres minutos de pelea.

Su segunda rival fue la hindú Rariyal Suchika. Oiana dominó la pelea con autoridad y se impuso por wazari para avanzar hasta las semifinales.

En la penúltima ronda se cruzó con la irlandesa Lisa Kearney, que opuso una resistencia seria, antes de ceder gracias a un yuko. Oiana Blanco se acababa de asegurar la tercera final del año y unos puntos importantes, que en ese momento todavía podían llegar a cien como en Madrid y Miami.

Una gran final

En el combate definitivo Oiana se encontró con la rusa Nataliya Kondratieva. La guipuzcoana saltó al tatami muy centrada, controló a su rival y terminó por hacerse con la victoria en menos de dos minutos gracias a un ippon. Los cien puntos estaban en el bolsillo y hay que tener en cuenta que suman los cinco mejores resultados de cada competidora durante el último año.

Oiana Blanco viajará el mes que viene a Abu Dabi para intervenir en una competición con categoría de Grand Prix, en la que la puntuación dobla la de las pruebas de la Copa del Mundo. Las fechas son del 16 al 18 de octubre.

Una medalla más sería bien recibida, pero el gran objetivo sería subir al podio en una prueba del Grand Slam. El éxito en una de las grandes sería definitivo para amarrar los puntos que faltan y empezar a pensar en ser cabeza de serie en los Juegos de Londres. El primero se disputará en Tokio en diciembre, pero las finales estarán allí muy caras.