Las tres grandes secuoyas del Instituto Peñaflorida serán replantadas

El Ayuntamiento ha decidido reubicar estos árboles, de «gran valor ecológico», en una rotonda cercana

LIDE AGUIRRESAN SEBASTIÁN.

Los tres árboles más altos del Instituto Peñaflorida, las secuoyas, no serán derribadas durante las obras en el centro educativo, sino que serán trasladadas provisionalmente a la rotonda contigua a la vieja fábrica de gas, en el vial entre Amara y el Antiguo.

Finalmente será el Ayuntamiento quien se hará cargo de estos árboles -«los únicos de sus características en toda la ciudad», según un informe medioambiental-, y no el Gobierno Vasco, «que se echó para atrás» a pesar de que los terrenos «son competencia suya y le correspondería hacerse cargo de los gastos de la reubicación de los árboles», explican desde el Consistorio.

El cambio de timón del Ejecutivo de Vitoria-que alegó en su defensa que el equipo de Odón Elorza se había comprometido a responsabilizarse de los árboles-, ha provocado que el actual gobierno municipal «asigne por urgencia el gasto» del traslado y lo encargue a una empresa especializada.

El Ayuntamiento ha pedido a la delegación de Educación que respete los plazos que se necesitan para efectuar el traslado, que estaría listo en 17 días, y solicitará a la Constructora adjudicataria de la obra de derribo del instituto que respete el entorno de los árboles afectados.

Las obras debían haber comenzado hace más de un mes, pero el futuro de la arboleda existente en las parcelas del instituto -con 45 especies de árboles-, exigía una solución que finalmente culmina con esta decisión del Consistorio.