Un día para la historia financiera de Euskadi

Kutxa Bank arranca su singladura con la luz verde en Bizkaia y Álava y a la espera de que Gipuzkoa se sume el viernes

DVSAN SEBASTIÁN.
José Mª Iruarrizaga junto a Mario Fernández en primer plano; al fondo, Jon Zabalia habla con Iñaki Azkuna momentos antes de iniciarse la asamblea de la BBK. ::                             F. GÓMEZ/
José Mª Iruarrizaga junto a Mario Fernández en primer plano; al fondo, Jon Zabalia habla con Iñaki Azkuna momentos antes de iniciarse la asamblea de la BBK. :: F. GÓMEZ

Día histórico para el sector financiero vasco. Kutxa Bank, el banco que crearán las tres cajas de ahorro vascas y a través del que ejercerán la actividad financiera tras su integración, superó ayer su prueba de fuego en Bizkaia y Álava. Fue aprobado con mayorías abrumadoras por las asambleas extraordinarias de BBK y Vital gracias al apoyo de todas las grandes formaciones políticas vascas -PNV, PSE, PP y Bildu- y al refrendo de la mayoría sindical de las entidades. Tras el decisivo paso dado ayer, el histórico proyecto está a la espera de que el próximo viernes también reciba el respaldo de Kutxa para que el nuevo gigante financiero inicie su singladura.

Kutxa Bank -que recibirá todos los activos y pasivos de las tres cajas menos la Obra Social y el patrimonio artístico- se aupará al cuarto puesto del ránking de cajas y al octavo del sistema financiero. Para alcanzar esas posiciones, luce 75.729 millones de euros en activos, una red formada por más de 1.300 oficinas y una plantilla superior a las 9.000 personas. La excepcional solvencia será una de las grandes señas de identidad del nuevo banco, que nacerá con un ratio del 12,79% y alcanzará un galáctico 15,97% en 2015, año en el que el beneficio se situará en 810 millones, más que el doble del agregado de las tres cajas en 2010.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos