La Sala Fundación Caja Vital homenajea a Manuel Iradier con una exposición

La muestra pretende acercar al público la vida y obra del africanista y explorador alavés

EDURNE PALOSVITORIA.
Parte de las piezas que pueden verse en la exposición. ::
                             PALOS/
Parte de las piezas que pueden verse en la exposición. :: PALOS

Hace cien años, la capital alavesa perdió al viajero español más importante del siglo XIX y ahora, en el centenario de su muerte, una exposición en la Sala Fundación Caja Vital le recuerda. Manuel Iradier protagoniza hasta el próximo 9 de octubre una muestra que trata de acercar la figura del explorador alavés al público gasteiztarra y visitantes.

Más de 2.000 piezas, muchas de ellas inéditas, se encargan de contar la prodigiosa vida y obra del descubridor de Guinea Ecuatorial. Objetos, documentos, fotografías, audiovisuales, mapas, cartas personales, manuscritos, parte de su biblioteca particular, cámaras de fotos o material etnográfico harán a los asistentes viajar en el tiempo hasta el siglo XIX y descubrir las aventuras que a este explorador le tocó vivir tanto en Álava como en África.

«No queríamos hacer un libro de historia, ni algo académico, clásico o museístico; sino que pretendíamos conseguir atmósferas, que el ciudadano se viese rodeado de los viajes a África que realizó», aclaró ayer Miguel Gutiérrez Garitano, una de las figuras claves para hacer realidad la muestra y autor del libro La aventura del Muni, publicación que recrea los viajes de Iradier por Guinea.

Con una puesta en escena muy cuidada, el espectador podrá recordar a un Manuel Iradier que ya de niño hacía paseos por Álava imaginándose explorador; sueño que se haría realidad en 1874 y 1877, cuando puso rumbo a África. Cuadernos de dibujos y anotaciones de cuando era un chaval, animales de la fauna alavesa que documentó en su infancia, colecciones de insectos, cámaras de fotos, microscopios, instrumentos de medición o libros que consultaba en el Circulo Vitoriano dan cuenta de sus aventuras.

Ya sumergidos en Guinea Ecuatorial, el visitante disfrutará con instrumentos típicos del país africano, como el tambor tubular o el arpa; así como con armas, máscaras, cuernos, mapas, un escudo de piel de oreja de elefante o animales disecados cazados en Guinea como un gorila, un chimpancé o la cabeza de un elefante.

Pero además de su faceta exploradora, Manuel Iradier: cien años de un mito también quiere plasmar su parte inventora. «Fue una persona con mucha iniciativa y en su día a día desarrolló trazados del ferrocarril, inventó una caja tipográfica para impresoras o contadores de agua», describió Fernando Martínez Viñaspre, comisario, productor y diseñador de la exposición.

Y tampoco hay que olvidar que fue miembro de la masonería o fundador de la primera Sociedad Geográfica Española, aspectos que también se recogen en Postas 13-15. «En toda la península no hubo un personaje igual. Es un ejemplo perfecto de exploradores que aspiraban a la universalidad», añadió Gutiérrez.

Además, con esta exposición también se pretende contar como su figura perdura gracias a la Asociación Africanista Manuel Iradier y como se le recuerda en Guinea; así como mostrar la Álava del siglo XIX, cuando estaba sumida en la tercera Guerra Carlista.

Los interesados pueden visitar la muestra los días laborables de 18.30 a 21.00 y los domingos y festivos de 12.00 a 14.00 y de 18.30 a 21.00.

Conferencias

Y al margen de la exposición, el Aula Fundación Caja Vital de Dendaraba acogerá del 14 de septiembre al 27 de octubre un ciclo de conferencias y cine en torno a este prodigioso africanista, que permitirá visionar títulos como Cobra verde, Las nieves del Kilimanjaro, Cazador blanco, corazón negro; Greystooke, la leyenda de Tarzán; o La victoria en Chantant.

Fotos

Vídeos