Las piraguas surcan el Oria

Los organizadores han querido acercar este deporte al público, y han trasladado las clases desde la presa de Txarama hasta el Oria. A partir de este año, el curso de verano de iniciación al piragüismo se realiza en Tolosa

ELENE ARANDIATOLOSA.
Aunque se trate de un curso de iniciación, el monitor afirma que ya hay chavales que manejan la piragua de manera profesional. ::                             KLISK/
Aunque se trate de un curso de iniciación, el monitor afirma que ya hay chavales que manejan la piragua de manera profesional. :: KLISK

De las aguas del Araxes al río Oria. Ese es el cambio que ha dado este año el tradicional cursillo de verano de iniciación al piragüismo. La idea ha sido captar a más público y a su vez, aumentar la oferta deportiva del pueblo realizando otro tipo de actividades relacionadas con el agua.

Tanto es así, que a partir de este año los organizadores han optado por cambiar el escenario; han dejado atrás la presa de Txarama y se han decantado por las aguas del río tolosarra. El resultado ha sido un éxito.

El cambio ha merecido mucho la pena, ya que además de acercar este deporte al pueblo y lograr una buena captación, el número de chavales apuntados ha sido elevado. Tal y como afirma el monitor Edur Rodríguez, un joven piragüista donostiarra de 19 años con una gran experiencia en este deporte, ya que lleva cerca de 6 años compitiendo a nivel profesional en el club deportivo Atlético San Sebastián, durante estos dos meses de verano se han apuntado muchos jóvenes y eso ha dado lugar a que se podrá realizar piragüismo también a partir de septiembre.

«En el mes de julio hemos trabajado mucho, se apuntaron varias personas y las clases se dividieron en cuatro turnos. Ahora, en agosto, hay menos alumnos pero cada día se apuntan más personas», dice mientras anota los nombres de dos chavales recién apuntados al cursillo.

Los cursos quincenales están dirigidos a chavales de entre 8 y 16 años y se realizan todos los días de la semana desde las 10.00 de la mañana hasta las 12.00, cada clase dura una hora. Los jóvenes se reúnen diez minutos antes de que comiencen las clases en las instalaciones del club tolosarra TAK debajo del Tinglado, vestidos con ropa de baño y una vez que se visten el chaleco salvavidas, tal y como les indica el profesor, se dirigen a la parte donde se encuentran las piraguas recogidas. Es ahí donde cada uno escoge su embarcación preferida; todas son canoas abiertas y en ellas el piragüista utiliza un remo de una sola pala y aplica la técnica de 'repaleo'.

De esta manera, algunos prefieren practicar solos, mientras que otros deciden ir acompañados y conversar mientras reman. A continuación, se incorporan al río y se desplazan hasta el puente de Berazubi o más allá del barrio de Iurre, hasta la zona del polideportivo y durante el recorrido, las canoas de colores captan la atención de los paseantes.

Años de experiencia

Edur, que lleva varios años impartiendo cursillos de piragüismo a jóvenes y adultos de la federación, incide en que no es difícil trabajar con los chavales; aunque el grupo de alumnos sea grande y cada uno maneje una piragua distinta dice que no es difícil manejarlos una vez que se encuentran en el agua, ya que en general se portan bien y hacen caso a los consejos que da. Para ello, dice que es imprescindible demostrar en todo momento quién manda, pero también dejarles claro que los protagonistas son ellos. «La verdad es que no hemos tenido ningún problema. Además, los chavales son muy respetuosos y cumplen con las órdenes que se les da; ponen a prueba todo lo aprendido de forma inconsciente y rápida porque son como esponjas», añade.

Futuro grupo de piragüismo

Por otro lado, el monitor cuenta que ya hay chavales que destacan de los demás. «Aunque se trate de un curso de iniciación y sólo lleven unos pocos días practicando este deporte, ya hay quien maneja la piragua de forma especial y eso es bueno», añade.

El joven se muestra positivo y animado con el nivel de los jóvenes y visto el interés que se ha despertado en el pueblo, piensa que sería interesante crear un grupo específico de piragüismo. «Este año ha sido la novedad y hemos visto que ha funcionado perfectamente. Estaría dispuesto a crear un pequeño grupo de piragüismo porque hay mucho nivel», señala el monitor.

«De esta manera, Tolosa no se limitaría al remo y sería una buena forma de fidelizar al público con otro tipo de actividades en el agua» concluye. Una muestra más de la riqueza cultural de Tolosa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos