El Arrate se despide de la Liga Asobal

No consiguió el aval que necesitaba para poder competir en la máxima categoría

FERNANDO BECERRILEIBAR.
Votación. Una imagen de la última asamblea del Arrate. ::                             FÉLIX MORQUECHO/
Votación. Una imagen de la última asamblea del Arrate. :: FÉLIX MORQUECHO

Al Arrate se le cerraron ayer las puertas de la Liga Asobal, en la que llevaba jugando ocho temporadas consecutivas y en la que se había conseguido mantener durante la última campaña. Fue un año durísimo por los problemas económicos que tuvo que afrontar el club eibarrés. Meses después esas dificultades le van a conducir a la pérdida de categoría.

El Arrate tenía que presentar ayer toda la documentación ante la Liga para poder formalizar su inscripción en la máxima categoría, pero para ello necesitaba el aval de 150.000 euros que había solicitado a Kutxa. La institución financiera rechazó la solicitud armera y las posibilidades del club de reconducir la situación se vinieron abajo.

Con anterioridad el Arrate había pedido a Diputación una ayuda extraordinaria de 400.000 euros para poder acometer su plan de viabilidad, pero el ente foral rechazó la petición de plano: «La situación actual de crisis económica impide a la Diputación Foral realizar gastos extraordinarios. En estos momentos, no entra dentro de las prioridades de la Diputación ayudar a clubes endeudados por la mala gestión realizada desde las entidades deportivas. Consideramos que hay otros departamentos y otras necesidades de primer orden a las que hay que prestar atención con más prioridad».

Como el Arrate no presentó ayer la documentación, su plaza en la Liga Asobal será ofrecida a otros clubes. El Toledo, recién descendido, declinó la invitación de Asobal para ocupar la plaza del Arrate en caso de que el club guipuzcoano no pudiera formalizar su inscripción. Ahora esa opción queda en manos del Anaitasuna, que no logró el ascenso sobre la pista al perder el partido definitivo en la tanda de penaltis.

Junta decisiva

El 1 de septiembre el Arrate celebrará una Junta en la que los socios del club serán informados de las gestiones realizadas para mantener la plaza en la Liga Asobal. Se tratará a continuación la dimisión de la actual junta gestora y se planteará a la asamblea la convocatoria de elecciones para designar una nueva junta directiva.

Los actuales gestores entienden que si una vez abierto el proceso electoral no se presentara ninguna candidatura, el Arrate entraría en proceso de liquidación. La disolución del club, si no se produce la fundación de uno nuevo, supondría dejar sin equipo a las docenas de chavales que trabajan en una de las mejores canteras de nuestro balonmano.

Malestar en Eibar

La noticia del rechazo de Kutxa a la concesión del aval causó ayer malestar en Eibar, donde de pronto se vio perdida la última posibilidad de supervivencia del Arrate. José Alberto Barruetabeña, ex directivo con Iñaki Bolinaga, ha venido asesorando a los actuales gestores y se mostraba crítico con todo lo sucedido.

«El plan de viabilidad se podía haber cumplido, pero Diputación y Kutxa no han querido ayudarnos. No han valorado que somos el único equipo vasco en la máxima categoría y que su desaparición es una pérdida importante para el conjunto del deporte guipuzcoano y vasco. Los chavales de la cantera se van a quedar sin el referente que necesitaban», apuntó Barruetabeña.

También hubo quejas dirigidas a la Asobal: «A nosotros nos han exigido una documentación exhaustiva y con otros equipos que también están endeudados no han sido tan estrictos. No lo entiendo porque en la comisión paritaria no existen denuncias de los jugadores contra el Arrate».

Anaitasuna se lo piensa

El Anaitasuna de Pamplona está estudiando la posibilidad de aceptar la plaza que el Arrate dejará libre en la Asobal y conseguir por vía administrativa el ascenso que se le escapó en el último tiro de la competición. Si los navarros no aceptan, la Asobal no tendrá más que quince equipos en la próxima campaña.

Los pamploneses estarían también en disposición de contratar a dos jugadores del Arrate como Romero y Arrieta. Ante la gravedad de la situacion, el club eibarrés les dio permiso para escuchar ofertas y Anaitasuna podría ser su destino.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos