Los ertzainas de 59 años no deberán patrullar tras el pacto de Interior y Erne

Sindicatos mayoritarios firman un convenio que puede traer la «paz social» a la Ertzaintza tras cuatro años de conflicto laboral

J. ARTOLASAN SEBASTIÁN.
Echegaray, director de recursos humanos de Interior, saluda a sindicados de la Ertzaintza. ::
                             TELEPRESS/
Echegaray, director de recursos humanos de Interior, saluda a sindicados de la Ertzaintza. :: TELEPRESS

El departamento de Interior del Gobierno Vasco y los sindicatos Erne, Esan y Euspel de la Ertzaintza firmaron ayer un acuerdo que prevé que los agentes de 56 años que lo soliciten no patrullen de noche sin que ello suponga una merma económica y que los que cuenten con 59 años no tengan que salir a la calle. El acuerdo sobre las condiciones laborales de la Policía vasca incluye la renovación de un convenio caducado hace cuatro años, la regulación de la segunda actividad por edad y discapacidad, la redacción de un convenio propio para regular las indemnizaciones y la implantación de la carrera profesional.

Según explicó en rueda de prensa el consejero de Interior, Rodolfo Ares, se trata de un acuerdo «muy importante, ambicioso y realista», que va a permitir una Ertzaintza «más formada, con menos absentismo y más eficaz». Los sindicatos firmantes, que representan al 55% de la plantilla, aseguraron que esta rúbrica garantiza la «paz social» en un cuerpo policial que ha vivido conflictos laborales constantes desde hace cuatro años, los dos últimos del gobierno de Ibarretxe y los dos del Ejecutivo liderado por Patxi López. ELA, que junto a CC OO y Sipe no firmó el acuerdo, calificó el convenio pactado como «el peor de la historia de la Ertzaintza».

Ares explicó que los cuatro decretos que componen el acuerdo dan respuesta a reclamaciones como la regulación de la segunda actividad por edad y discapacidad y permitirá que a partir de julio de 2012 todos los agentes que tengan 56 años y que así lo soliciten dejen de patrullar por las noches y tengan turno de mañana y tarde sin ninguna merma económica.

También señaló que se va a regular la posibilidad de que, quienes así lo pidan, puedan, tras pasar un tribunal médico interno, dedicarse a tareas administrativas, protección de edificios u otras actividades que estarán establecidas en un catálogo.

El consejero indicó que anualmente se establecerá por decreto el número de plazas para segunda actividad y que los agentes de 59 años que no tengan 39 años de servicio y que por lo tanto no puedan acceder a la jubilación anticipada, a los 60 años, puedan realizar tareas uniformadas dentro de edificios.

El acuerdo, que vincula a los 8.000 efectivos de la Ertzaintza, prevé también la derogación del fondo para sufragar la segunda actividad sin destino que se había establecido en 1998 y que, según Interior, «los anteriores gobiernos jamás constituyeron», y hubiera exigido ahora la inyección de más de 100 millones de euros.

Respecto a la financiación de estas medidas, Ares explicó que todavía no se puede cuantificar el dinero que se necesitará porque se desconoce el número de agentes que se acogerán a la segunda actividad, pero indicó que los gastos serán atendidos con «ajustes» en las partidas del departamento.

El consejero reconoció el esfuerzo realizado por los sindicatos firmantes ante la coyuntura de crisis actual y dejó abierta la posibilidad a que los sindicatos que no han suscrito este acuerdo, ELA, CCOO y Sipe, lo hagan en un futuro.

Fotos

Vídeos