Tres generaciones de Arregis celebraron ayer el centenario de Juanitosa

M.GOÑATI.
Juanitosas. La foto de familia se realizó en el pórtico que recuerda la antigua Casa Urrutxu. ::
                             MARIAN/
Juanitosas. La foto de familia se realizó en el pórtico que recuerda la antigua Casa Urrutxu. :: MARIAN

Uno de los comercios más emblemáticos del municipio, Juanitosa, cumple este año 100 primaveras,y ayer tres generaciones de Arregis lo celebraron con la gente que ha colaborado en el nefocio familiar durante este siglo de andadura. Procendentes de Barcelona, Madrid, Donostia y por su puesto Oñati, la mayor fue Maribi, de 68 años de edad, y la más pequeña Kiara, que aún no tiene un mes. Trikitixa y gastronomía se fundieron en una alegre y entrañable jornada conmemorativa.

Juanitosa, apodo con el que se conocía a Josefa Antonia Garikano, abrió sus puertas en un inmueble ya desaparecido de la calle Zumalacárregui. De ahí pasaría a la casa de Urrutxu, y no sería hasta 1911 cuando, Niceta Kandaudap (hija de la Juanitosa) y el araoztarra Bittor Arregi inauguraron una flamante juguetería en Kalebarria, en la seder actual.

Con el tiempo, la tienda se convertiría en un bazar donde se vendían desde aperos de labranza a perfumería, pasando por bacalao de las Feroes o azúcar de Cuba. Su hijo Ignacio Arregi continuó con el negocio ayudado por su esposa Casilda Zufiría. Les siguieron dos de sus hijos Maribi y Pedro Arregi, éste casado con Arrate Markiegi, que es la que continúa en la actualidad con el negocio familiar con la ayuda de sus hijas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos