El centro cívico de Palmera dio otro paso plenario con oposición vecinal

Un representante de vecinos del entorno pidió a la Corporación que votara en contra, pero solo EB, que se abstuvo, evitó la unanimidad. La modificación aprobada permite ejecutar la obra con el sistema usado en San Juan

IÑIGO MORONDOIRUN.
Bastante acuerdo. El Pleno aprobó la mayoría de los puntos con unanimidad o amplios consensos. ::
                             PORTU/
Bastante acuerdo. El Pleno aprobó la mayoría de los puntos con unanimidad o amplios consensos. :: PORTU

El Pleno votaba ayer una modificación en la ordenación del futuro centro cívico de Palmera Montero para que se pueda construir usando el mismo sistema de muros perimetrales que se empleó para el parking de San Juan. Aprovechando la ocasión, un representante del entorno vecinal de la calle Uranzu donde se ubicará el equipamiento, Fernando Martín, pidió la palabra desde el público para explicar el por qué de la oposición «a este proyecto, que no al centro cívico».

Martín recordó las «alegaciones técnicas presentadas por los vecinos» y emplazó a los Corporativos a votar que no, con 6 argumentos. Primero, para que dispusieran de más tiempo para «analizar el proyecto». Segundo, porque «Murias, la única empresa interesada en él, no había hecho un estudio del suelo hasta que nosotros lo exigimos. Una empresa que sí lo hizo, decidió no concurrir al ver el riesgo que había». Tercero, juzgó «insuficiente» el muro perimetral al estilo San Juan que se propone ahora» y pidió «15 metros entre el parking subterráneo y las viviendas», que recordó tienen «más de 100 años y no tienen cimientos». En cuarto lugar incidió en la repercursión del proyecto en «el aparcamiento y las zonas verdes» y en el quinto, señaló que el parking subterráneo «no solucionará» el problema de aparcamiento. Por último mostró su «defensa del comercio de barrio» en una zona donde hay varios hipers», aludiendo al espacio comercial que el centro cívico lleva incorporado.

Todos los grupos mostraron su preocupación, únicamente, en el tema relativo a la seguridad de los edificios, pero todos, salvo EB, votaron a favor y aludieron a la confianza en los técnicos municipales para que la obra se ejecute con control total para que no se produzcan daños.