Broche de oro a la Donosti Cup

Emoción, goles y ambiente de fiesta en el estadio de Anoeta. Vencieron Ondartzako, Intxaurdi, Eclipse y Trivalvalderas y se premió la deportividad del equipo saharaui

I.G.DONOSTIA.
Eclipse. El capitán del conjunto estadounidense besa la copa ante el delirio de sus compañeros. ::                             UNCITI/
Eclipse. El capitán del conjunto estadounidense besa la copa ante el delirio de sus compañeros. :: UNCITI

La Donosti Cup se despidió ayer, hasta el año que viene, con la disputa de cuatro finales, las últimas de la vigésima edición. Cuatro finales que estuvieron marcadas por la igualdad y la emoción y que congregaron a numeroso público en las gradas del Estadio de Anoeta.

La jornada final arrancó a las diez con el partido decisivo de la categoría B-15 entre el Ondartzako y el Villa María, disputado bajo un ligero sirimiri. Los argentinos venían de completar un gran torneo y a decir verdad dominaron claramente el juego durante buena parte del choque, lo que les sirvió para adelantarse en el marcador, pero en la recta final del mismo, cuando todo apuntaba a un triunfo del conjunto sudamericano, el Ondartzako consiguió el tanto de la igualada. Fue un golpe demasiado duro para los chicos del Villa María, que posteriormente fallaron tres lanzamientos en la tanda de penaltis ante un Ondartzako que celebró el título por todo lo alto.

Acto seguido, se jugó la final de categoría G, en la que el Intxaurdi consiguió imponerse al Conde por la mínima (0-1). A la tercera fue la vencida para las chicas donostiarras, que en los últimos años habían perdido dos finales de la Donosti Cup. Esta vez tuvieron el santo de cara en un partido bastante trabado y con poco juego que ya se había repetido en la fase de grupos.

Equilibrio hasta el final

El partido más vistoso de la jornada resultó, sin duda alguna, el que disputaron el Eclipse y el Peñaflorida en la categoría B-16, saldado finalmente a favor de los americanos por la mínima (1-0). No eran favoritos cuando arrancó el campeonato, pero han ido de menos a más y ayer se proclamaron campeones gracias a un bonito gol.

En la última final del día, hubo emoción hasta el final. Se adelantó el Orereta Kafe en la primera parte, pero no se rindió el Trivalvalderas Alcorcón, que consiguió remontar el partido con dos goles para llevarse el gato al agua (2-1).