ELA y LAB censuran el «déficit democrático» del PNV al permitir la reforma laboral

Cargan contra los jeltzales por no consultarles un texto que supone «el mayor ataque a los trabajadores»

DVSAN SEBASTIÁN.
Los representantes de los sindicatos nacionalistas, ayer por las calles de Donostia. ::                             MICHELENA/
Los representantes de los sindicatos nacionalistas, ayer por las calles de Donostia. :: MICHELENA

Los sindicatos abertzales ELA y LAB cargaron ayer con dureza contra el PNV por permitir mediante su abstención que la reforma de la negociación colectiva tuviera luz verde en el Congreso, en lo que supone, a su juicio, «el mayor ataque a los derechos laborales y los instrumentos de defensa» de los trabajadores. El líder de ELA, Txiki Muñoz reprochó a los jeltzales que haya decidido abstenerse sin consultar a los sindicatos abertzales, ni reunirse con ellos, o hacerles una «llamada por teléfono», a pesar de que le habían avisado de que se trataba de un asunto que les preocupaba «muchísimo». «Nos parece de un déficit democrático y de una falta de respeto impresionante a los sindicatos que acreditan la mayoría de representación» en Euskadi, añadió.

Muñoz hizo estas duras declaraciones antes de mostrar junto a LAB y las centrales STEE-EILAS, EHNE e HIRU su rechazo a esta reforma en un acto celebrado ayer en el polideportivo Josean Gasca de San Sebastián ante unos 2.500 sindicalistas, que posteriormente recorrieron en manifestación las principales calles de la capital guipuzcoana.

Muñoz quiso recalcar que «la abstención del PNV quiere decir que está de acuerdo con la reforma laboral, con Zapatero, con el PP y con CIU, para sacar adelante los recortes».

En su opinión, con la aprobación de esta reforma, «una clase política que va montada en un caballo desbocado ha decidido que una orgía especulativa, en la que se han forrado banqueros y el gran capital, se pague con derechos sociales y laborales».

Por su parte, la secretaria general de LAB , Ainhoa Etxaide, consideró que la abstención del PNV supone un «fraude a los trabajadores de Euskal Herria» porque «no se puede decir que se ha garantizado el ámbito vasco de negociación colectiva» cuando «no se ha hablado con la mayoría sindical vasca y se impone una estructura y unos contenidos de la negociación colectiva al margen de ella y en su contra».

Por su parte, la secretaria general de la patronal vasca, Confebask, Nuria López de Gereñu, quiso dejar claro que la reforma de la negociación colectiva no responde a las necesidades de las empresas vascas. Por ello, adelantó que Confebask trabajará para tratar de mejorar la reforma en el trámite parlamentario.