Rory McIlroy acaricia la victoria en el Open USA

El joven norirlandés aumenta su ventaja a ocho golpes a falta de la última jornada de hoy, con García sexto

DV Y AGENCIASSAN SEBASTIÁN.
Satisfecho. McIlroy celebra un birdie ayer en el hoyo 11. ::
                             AP/
Satisfecho. McIlroy celebra un birdie ayer en el hoyo 11. :: AP

El ritmo del Abierto de los Estados Unidos de golf es ya bestial por culpa de un joven de 22 años nacido en Holywood (Irlanda del Norte), Rory McIlroy, quien tras la segunda jornada amplió su liderato hasta los 11 bajo par, el registro más bajo después de 36 hoyos en los once años de historia de este torneo y pese a terminar con un doble 'bogey' en el hoyo 18.

McIlroy abrió el libro de los récords y las portadas de las ediciones digitales de los diarios más importantes de los Estados Unidos. «McIlroy flirteó con la historia en el US Open», tituló 'The New York Times' después de dos rondas y tras las cifras de McIlroy, que asombran: 65 y 66 golpes. Batió por un golpe el récord de 132 establecido en 2009 por el estadounidense Ricky Barnes. «Mickelson, a 9 golpes, sólo puede aplaudir y sonreír», comentó el 'USA Today', y todo pese a que el joven McIlroy terminó con un doble 'bogey' en el hoyo 18.

En el culmen de su juego, McIlroy logró un 'eagle' en el hoyo 8, tras embocar desde 100 metros y gracias a un efecto de retroceso. Mickelson, su compañero de partido, sólo pudo aplaudir al líder.

«McIlroy bate récords», destacó 'Los Ángeles Times', aunque la diferencia de seis golpes después de 36 hoyos entre McIlroy y Yang tras la segunda jornada igualaba el récord de este torneo que marcó Tiger Woods en 2000 (Pebble Beach).

Los números de McIlroy cobran verdadera dimensión al contrastar una realidad: solamente 12 jugadores de 156 han conseguido bajar del par del campo del Congressional. Además, McIlroy ha liderado cinco de las seis rondas de los dos 'majors' jugados este año.

«He estado muy cerca del mejor juego que puedo hacer», comentó McIlroy quien podría convertirse en el campeón más joven del Abierto de los Estados Unidos desde que lo hiciera una de las leyendas del golf, Bobby Jones, que lo hizo como 'amateur' en 1923.

En el primer torneo de 'Grand Slam' del año, disputado en abri,l en Augusta, McIlroy lideró el torneo durante las tres primeras rondas. Pero en la última dilapidó toda su diferencia al firmar 80 golpes. Acabó en el puesto decimoquinto. «Aprendí la lección», admitió McIlroy, quien confiaba anoche en que no se volviera a repetir la historia en las dos últimas jornadas en el Open USA.

Discretos y humanos

Mucho más discretos, y más humanos ante las enormes dificultades del campo del Congressional, se comportaron Sergio García y Álvaro Quirós. Ambos sellaron el par del campo (71). García inicio la jornada sabatina siendo tercero en la tabla aunque a nueve golpes del norirlandés.

Mientras, Quirós lograba su primer corte en un Abierto estadounidense. La nota amarga fue la despedida del malagueño Miguel Ángel Jiménez, quien atragantado en este campo y a 19 golpes del líder se quedó fuera del corte.