Selectividad

GUILLE VIGLIONE

28 años después de aprobar el examen de selectividad he intentado recordar qué bagaje conservo de todo lo que memoricé en aquel curso.

1. Matemáticas. No he necesitado hacer integrales ni logaritmos en mi vida cotidiana. Sólo recuerdo lo que aprendí entre 1º y 2º de EGB. Sumar, restar, multiplicar y dividir.

2. Física y Química. Llegué al examen con unos conocimientos sólidos. A los dos días ya eran líquidos. Después se evaporaron hasta ser gaseosos.

3. Geografía política. Aún recuerdo mucho. Lástima que, en estos años, un tercio de los países hayan cambiado sus fronteras, sus nombres, su bandera, su régimen político o todo a la vez. De geografía física, grandes lagunas.

4. Filosofía. Memoricé filósofos muertos y corrientes filosóficas, pero siempre tuve dificultad para relacionarlos. Hoy sólo estoy seguro de que Sócrates no perteneció al grupo de los Presocráticos.

5. Historia. Sopa de letras y fechas. En una discusión de bar sería capaz de recitar hechos y nombres con seguridad, incluso vehemencia, y parecer que sé. Imprescindible, que los demás sepan tan poco como yo. 6. Latín. No podría recitar una sola frase de Cicerón o Virgilio. Lo único que recuerdo es este chiste malo que circulaba entre los alumnos de COU : «Caesar dixit militibus: Mulieres qui deambulant per viam publicam et qui dixent iuventuti 'psst, psst morenus Venite, non dudare, putanas sunt».

Lo peor es que saqué buena nota.

Fotos

Vídeos