Juanito y Edurne se reconcilian

Sellaron la paz después de su duro enfrentamiento en el Himalaya. La batalla dialéctica entre ambos alpinistas vascos avivó una polémica innecesaria que ha concluido

AGENCIASSAN SEBASTIÁN.
Calma. Pasaban y Oiarzabal, en el Himalaya. ::                             FERNANDO. J. PÉREZ/
Calma. Pasaban y Oiarzabal, en el Himalaya. :: FERNANDO. J. PÉREZ

Juanito Oiarzabal y Edurne Pasaban se reconciliaron la noche del lunes en el programa 'El Larguero' de la Cadena Ser después del conflicto que ambos montañeros escenificaron en el Everest con declaraciones subidas de tono sobre todo por parte del alpinista gasteiztarra. La gresca generada entre ambos generó numerosos comentarios y portadas en los medios de comunicación.

El inicio de la historia parecía una oda al alpinismo. Juanito Oiarzabal y su expedición descendían el Lothse con dificultad, mientras que el grupo de Edurne Pasaban se encontraba en el Everest tratando de hacer cumbre sin oxígeno. Ante los problemas que padecía el montañero alavés y sus compañeros, la alpinista tolosarra acudió al rescate y su colaboración fue clave para salvar las vidas de tres de ellos.

No obstante, la recuperación posterior de Juanito Oiarzabal trajo consigo una ristra de reproches hacia Pasaban y su equipo. Les acusó de haber utilizado su rescate en el Lohtse para tapar el «fracaso» de su expedición. Además, el gasteiztarra declaró que la expedición de Pasaban «no se meneó» del campo base hasta el último momento y estuvieron «tocándose las pelotas» mientras él descendía en un estado lamentable.

La reacción de Edurne Pasaban no se hizo esperar. La tolosarra se mostró desolada y entristecida por las palabras de su compañero, que habían puesto al alpinismo español en el centro de la polémica en los medios de comunicación. «Estamos dando una imagen mala, el deporte transmite unos valores que no son estos», dijo Pasaban nada más llegar al aeropuerto de Barajas.

El periodista José Ramón de la Morena puso en contacto vía telefónica la noche del lunes a ambos montañeros, que al final sellaron la paz.

Disparidad de opiniones

«Yo no sé lo que ocurre», respondió Edurne Pasaban a la primera pregunta sobre su mala relación con Juanito Oiarzabal. El periodista insiste al comentar que la ayuda prestada al montañero gasteiztarra fue cuando sólo quedaban 100 metros para el campamento base. «Sí, cuando estaba llegando. Sé que Juanito está dolido, pero no creo que su enfado sea sólo por la nota de prensa esa porque se puede interpretar de muchas maneras. Yo no la redacté. De hecho, yo dije en mi blog dos días antes que no podíamos hacer cumbre en el Everest y que no me iba a buscar excusas ni con el rescate ni con nada».

Interviene en la conversación Sebastián Álvaro, director del programa Al filo de lo imposible, quien le cuestiona a la tolosarra si no habría sido más fácil decir que la convocatoria de la rueda de prensa con esa nota no la habían hecho ellos. Edurne le responde. «Yo me entero de las declaraciones de Juanito cuando llego a Madrid, y no encontraba el motivo de lo que pasaba hasta que me dijeron lo de la rueda de prensa. Aunque creía que todo venía por las fotos de la llegada, pero yo eso no lo podía controlar. Y pienso que sí, se puede hacer otro comunicado, o se puede decir que yo no soy... Pero estaremos de acuerdo que tampoco es para ponerse así...».

Le llegó el turno a Juanito Oiarzabal. «En primer lugar quiero pedirle disculpas públicamente a Edurne. Por las formas, que me pierden, que no me sé contener y cuando estoy enfadado saco toda mi rabia. Ella me conoce bien y sabe que aunque me haya expresado mal y estoy arrepentido de la forma, me vuelvo a ratificar otra vez».

De la Morena pregunta a Edurne si las palabras de Juanito servían para sellar la paz. «Nos conocemos mucho y yo ya imaginaba eso. Yo solo decirte Juanito, que no te dés tanto por aludido por estas notas de prensa en las que no se da tú nombre, y que quizás se podrían haber redactado de otra manera... Si a ti te ha llegado tanto todo esto, y en lo que a mí me incumbe pues tengo que pedirte perdón. Creo que tenemos que cerrar el libro ya, yo me olvido de todo esto, espero que Juanito también y confío en que algún día volvamos al Himalaya y hagamos lo que nos gusta que es escalar montañas y dejarnos de estas tonterías».

Juanito Oiarzabal cerró la trifulca con unas palabras amables hacia la tolosarra. «Tuve mi época con Edurne, fue muy bonita y la traté como a una hija. Todo este tema tiene que estar zanjado».