«La crisis ha devuelto a las empresas la racionalidad al evaluar los riesgos»

Juan Saborido Director general de Coface Ibérica. «Están subiendo los impagos y los concursos de acreedores este año por empresas que han aguantado lo peor de la crisis pero no terminan de recuperarse»

MIGUEL ANGEL MATA MMATA@DIARIOVASCO.COMSAN SEBASTIÁN.
Saborido, ayer en Donosti. ::
                             IRAOLA/
Saborido, ayer en Donosti. :: IRAOLA

Juan Saborido es el máximo responsable para España y Portugal de Coface, una multinacional dedicada principalmente a asegurar operaciones de comercio internacional. La concesión de seguros de crédito para cubrir eventuales impagos a las empresas que comercian o invierten en terceros países les obliga a tener información precisa y actualizada sobre la situación de cada nación y los riesgos y oportunidades que existen a lo largo del planeta. Es por ello que su base de datos se antoja como una de las más fiables. Y es por ello que Saborido participó ayer en San Sebastián en una jornada sobre riesgo-país organizada por la Cámara de Gipuzkoa.

- Siempre se ha dicho que cualquier proceso de internacionalización debe empezar por lo más cercano, conocido y culturalmente próximo (Francia, Alemania...) y a partir de ahí elevar el grado de apertura. Con el despegue de los países emergentes, una empresa aún no internacionalizada ¿debe saltarse etapas y abordar cuanto antes su presencia en los nuevos motores de la economía mundial?

- El proceso es el mismo. Lo primero es elaborar un plan de internacionalización factible, empezando por lo más cercano culturalmente. A partir de ahí, hay que detectar bien las oportunidades y definir dónde y cómo entrar, pero sin volverse loco. Las aventuras hay que emprenderlas con mucho cuidado.

- Ustedes se dedican a evaluar los riesgos de cada país. Descontando los BRIC (Brasil, Rusia, India, China) y México. ¿Cuáles son los 'tapados' que ofrecen buenas oportunidades a riesgo moderado?

- Las oportunidades varían en función de los sectores. Las calificaciones de Coface miden diversas variables, desde la situación política y económica general, el nivel de estabilidad del país, la seguridad jurídica, la fiabilidad de las instituciones y de la información contable de las empresas, los riesgos de impagos y la eficacia del recobro de deudas... Respondiendo a su pregunta, además de los habituales, podríamos hablar de Perú, Colombia o Costa Rica en América; Kuwait y Qatar en Oriente Medio; Malasia y Thailandia en Asia; Botswana y Mauricio en África... todos con calificación A, aunque no es lo mismo un A1 que un A4. En la página web de Coface Ibérica se puede consultar la calificación de los 156 países que analizamos.

- ¿Y dónde no invertiría o se jugaría ni un euro?

- A nadie extrañará que la calificación más baja (D) se dé a países como Afganistán, Irak, Yemen, Camboya, Cuba, Haití, Nicaragua, buena parte de las repúblicas ex soviéticas o muchos países de África.

- Aunque con la crisis la inversión y las salidas exteriores se han reducido, las empresas que han seguido internacionalizándose ¿han arriesgado más en busca de la gran oportunidad o se han vuelto más cautas?

- Lo segundo, sin duda. La prudencia y la racionalidad a la hora de evaluar los riesgos ha vuelto a presidir la actuación de las empresas, lo que es muy positivo.

- Se muestra muy tajante. ¿Se han cometido excesos?

- Sí. Venimos de una época de exceso de liquidez y crédito fácil en el que parecía que todo valía. Se había perdido el valor del análisis de riesgos y muchas compañías han realizado inversiones y compras a precios excesivos que difícilmente van a ver retornados.

- ¿Estamos ahora en un punto de equilibrio o nos hemos pasado de frenada y hay un temor excesivo?

- La situación actual es razonable.

- Ya que ha venido a Euskadi, la pregunta es obligada. ¿Son los empresarios vascos más o menos aventurados que los de otras comunidades?

- El nivel exportador de las empresas vascas es bueno y la internacionalización se ha hecho con rigor y seriedad, como se hacen los negocios aquí. Coface lleva 12 años implantado en Euskadi y constatamos que la tradición empresarial es elevada y seria. Ello conlleva que se producen menos impagos pero a cambio hay mucha más pelea por el precio.

- ¿Cómo se presenta 2011? Parece que la economía mejora...

- El número de impagados bajó sustancialmente en 2010 tras los malos datos de 2009, cuando la crisis tocó fondo. En lo que llevamos de año hemos constatado un repunte de impagados y un aumento de los concursos de acreedores.

- ¿A qué se debe?

- Los llamamos acreedores por desgaste. Se trata de compañías que lograron refinanciar su deuda, rehacer suplan de negocio, pero que no han logrado superar el bache y ahora se enfrentan a dificultades. Por eso decimos que 2011 nos obliga a ser muy prudentes aún.

Fotos

Vídeos