Vuelve el 'Rey' del Bidasoa

Nada más abrirse la temporada de salmón se pescó el 'Lehenbiziko'

A.D.C.ENDARLATSA.
Vuelve el 'Rey' del Bidasoa

Eran las nueve de la mañana cuando José Mª Mitxelena Urrestarazu, nacido en Hondarribia pero vecino de Bera «desde hace muchos años» y más conocido entre todos los pescadores ribereños como 'el bigotes', notó cómo algo tiraba de su caña. Lo que había picado en su mosca era el hermoso salmón al que seguía con la mirada desde hacía un rato. En ese momento comenzó una dura pelea de unos quince minutos aproximadamente, hasta que consiguió cansarlo, acercarlo a la orilla y sacarlo del agua, ayudado del gancho. «Ya lo tenía fuera, cuando se me ha resbalado y se me ha caído al agua. Menos mal que he podido meterle otra vez el gancho y sacarlo fuera». Mitxelena, de 59 años, es un experimentado pescador, y sin embargo conserva intacta la emoción y los nervios de sacar un salmón. No es su primer 'Lehenbiziko', ya ha sacado el primero de la temporada en otras dos ocasiones. Lleva pescando muchos años. «Empecé con la trucha en 1976 y un año más tarde, con el salmón», explica.

El de ayer dio en la báscula 6,400 kilos y un tamaño de 84 centímetros de longitud. Se trataba de un macho, como bien podía verse por su mandíbula inferior, arqueada hacia arriba en su extremo, y salvaje, nacido en el Bidasoa, ya que no tenía ni la aleta adiposa cortada ni microchip, que es como marcan a los ejemplares nacidos en piscifactoría. Cuando llegó a Endarlatsa junto al Pozo de los 50, donde una veintena de pescadores probaba fortuna desde el amanecer en riguroso turno de 20 minutos, todos se le acercaban para felicitarle. La captura la había realizado a escasos metros, muy cerca de la presa, en la primera trepa o postura, «justo antes de la de Artxabal», comentaba.

Poco después llegaba otro de los habituales pescadores en el Bidasoa, Txomin Rekondo, del Restaurante Rekondo situado en Donostia, en Igeldo. Ambos se conocen desde hace años y llegaban a un trato. «Yo le voy a ofrecer más o menos como lo que se ofreció el año pasado, unos 1.800 euros», comentaba Txomin. El pasado año por el primer salmón de la temporada, el único que se puede comercializar, se pagaron 1.500 euros (pesaba 5,600 kilos). Ayer, aproximadamente a los dos horas de sacarlo, llegaban los guardas de Medio Ambiente para realizar la guía con la que debe ir todo salmón capturado en el Bidasoa. Además al ejemplar se le realizan varias pruebas: se recogen muestras de escamas (para saber cuantos años ha pasado en el mar) y de sangre (para realizar pruebas de genética y saber así su procedencia). La temporada continuará hasta el 17 de junio o hasta cuando se capture el ejemplar número 39. También ayer comenzaba la temporada de pesca de trucha en los ríos del norte de Navarra después de tres años de prohibición. Cada pescador tiene cinco días de permiso (que se saca por Internet o por teléfono), y en cada jornada puede extraer un máximo de tres truchas. Para ayer todos los permisos se habían agotado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos